jueves, junio 20, 2024
28 C
Asunción

La plata hace bailar al mono

@lacostasoy

Esta semana que pasó, una de los temas más discutidos fue el financiamiento político. El polémico proyecto de ley salió de la Cámara de Diputados con críticas sobre el espíritu de la propuesta, dañada por intereses que entorpece el propósito de la trazabilidad. El Senado logró encontrar un punto intermedio pero con la salvedad que “el proyecto no acabará con el dinero sucio en la política” (dicho por algunos senadores).

Suena interesante mencionar el concepto de financiamiento político que no es más que el financiamiento al político que actuara en conveniencia y convivencia al favor recibido en campaña, velando por el interés del capital que le ha posibilitado un lugar en el escenario de poder. Y no me queda otra que aceptar esa afirmación y la apreciación que tienen algunos políticos que votaron a favor del proyecto, pero están convencidos que seguirá el financiamiento al político mediante el dinero proveniente de los negocios irregulares e ilegales. Es decir, no nos salvaremos del poder del dinero mal habido. Sin embargo, se menciona que será un herramienta legal que va a mostrarnos de donde, de quien y para quien viene el dinero que será utilizado en campaña electoral. Solo que sería tonto que un candidato o candidata intente demostrar que los recursos que obtuvo para su proyecto electoral provinieron del narcotráfico, de la corrupción o del lavado. El dinero sucio no se intentará justifica nunca.

Es un paso para tratar de ordenar nuestra desordenada política que sigue generando ciertos políticos que responden a intereses de su grupo sucio de financiación. Las próximas elecciones municipales tendremos que experimentar con el desbloqueo de listas (un importante logro) con la modificación de la ley de financiamiento político no creo que se evite que la narcopolítica ocupe un lugar en el parlamento, esté dirigiendo un municipio o forme parte de una junta municipal o departamental. El dinero sucio también debe de combatirse con justicia y ahí siempre llevamos de perder. La plata hace bailar al mono y eso en política nos sobra.

Columnistas
Columnistas
Expertos en Historias urbanas.

Más del autor