lunes, mayo 20, 2024
12.1 C
Asunción

La capacidad de hacernos preguntas

La inercia biológica de nuestra vida nos mete en la misma bolsa con todos los se­res celulares y es resumida en cuatro pasos: nacer, crecer, reproducirse, morir. Este orden lineal no estipula nada más, ni siquiera los tiempos y procesos entre estos pasos. Es esa la trampa mortal en la que podemos caer sin darnos cuenta, quizás agregando pasos “más humanos”: Nacer-Crecer-Universidad-Trabajo-Matrimonio- Hijos-Estabilidad-Jubilación-Nietos-Morir. Casi triplicamos los pasos de nuestros otros pares celulares, pero sigue siendo un proceso lineal casi automatizado y que, por más que se encuentre “estandarizado”, muchas personas no llegan a cumplir la mitad de estos pasos, y eso no es precisamente negativo.

No desafiar o al menos cuestionarse este orden lineal puede generar un vacío muy grande: personas en la flor de la edad que sienten que simplemente fueron con la corriente y se encuentran a sí mismos en un vacío existencial insondable, aunque dedicaron sus vidas a cumplir con todos los pasos.

Los órdenes lineales establecidos, los programas educativos de antaño y nuestros formadores nos han inculcado a seguir ese avance lineal como si no existiera otro camino, como si no existieran otras preguntas que realizarse. Los libros de texto incluyen cada vez menos preguntas, porque ya asumen que debemos pensar según sus líneas.

¿Es éste el camino que quiero recorrer? ¿Me lleva este proceso que estoy realizando hacia la plenitud?¿Esto por lo que me levanto todos los días es la causa de mi vida?

El filósofo danés Søren Kierkegaard habla de la angustia como ese vértigo que pro­voca la libertad, es decir, animarnos a hacernos grandes preguntas sobre el mundo, sobre nuestra vida, nos genera ese terror de descubrir que hemos dedicado mucho tiempo a algo que no es propio de nuestra personalidad o que no nos aporta nada más que desgaste innecesario y que, en un mundo que nos empuja hacia lo similar, animarse a pensar fuera de lo socialmente establecido.

Kierkegaard dice que esa libertad no es fácil de asumir y que es una decisión per­sonal aceptarla. Hacerse las preguntas adecuadas puede generar un cambio en el mundo, en nuestra forma de pensar, vivir y actuar. ¿Se encuentra dentro de nuestra mente el precio real de nuestra libertad?

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor