Connect with us

Suscribirse

Editorial

Granjas verticales

Producir comida se tecnifica a fondo

Sin ruido y casi sin que nadie repare en ello, una nueva forma de producir y comercializar alimentos se está afincando en el día a día de los paraguayos. Un supermercado asunceno ofrece lechuga hidropónica, es decir, cultivada y exhibida fresca en el mismo salón de ventas. En el sur y en medio de un feraz complejo frutícola, hay invernaderos capaces de producir, por tanda, 80.000 plantas de lechuga de distintos tipos y todo el año, al abrigo que extremos de frío, calor, sequía o plagas. Al otro extremo del país, en el tórrido y seco Chaco central, un gigantesco invernadero hidropónico abastece de hortalizas al núcleo socioeconómico de más altos ingresos del país; nada de tierra, poca agua y producción segura y sostenible.

Poca gente, mucha tecnología y cero demanda de tierras. Es otra era y ya ha comenzado. ¿Qué principios gobiernan esta nueva forma de producir comida para grandes poblaciones? Son los que impone un mundo en rápida transformación. Se basa, esencialmente, en una actividad sostenible que incluya poca renovación de envases, empleo racional del agua en los procesos de producción, emisiones cero de GEI y, en muchos casos, demanda de CO2 por encima de la disponibilidad atmosférica. También se apoya en el empleo de energías renovables, ahorro en logística y mayor empleo de flete no contaminante. En resumen: en lugar de llevar el producto a los centros del consumo, se los produce en el mismo lugar de consumo. En España proliferan los restaurantes con huerto propio que producen tomate, lechuga, zucchini o berenjena en la trastienda convertida en invernadero.

La “granjas verticales” se expanden a todo el mundo. Singapur es pionera en el rubro luego de la crisis financiera de 2009 que casi la pone de rodillas. Con 5,5 millones de habitantes apiñados en 715 kilómetros cuadrados, la ciudad importa el 90% de lo que come. Así que un buen día inventaron la primera granja vertical capaz de producir 1,5 toneladas de hortalizas cada dos días. Hoy son parte del paisaje verde de la ciudad y un modelo exportable.

Lección a estudiar: la granja se transforma, tecnifica y automatiza. La tierra comienza a perder gravitación como medio de producción. Modelo lejano para nosotros, se dirá. Qué tan lejano, deberíamos preguntarnos.

No te pierdas:

La casa propia

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente