viernes, febrero 23, 2024
26.8 C
Asunción

Futbol y plata

Hay distintas formas de concebir el éxito de una empresa, proyecto o iniciativa. Algunos lo miden por la calidad de sus jefes o equipos desarrollados para mover lo que se ideó. Ahora en Inglaterra se está desarrollando algo curioso en el fútbol que nace allí y que tuvo por un buen tiempo dueños ingleses gerenciando los clubes de ese deporte de la premier league.

Ahora curiosamente tienen nuevos propietarios de los mismos, personas que aunque hablen el mismo idioma no tienen el mismo tiempo ni conocimiento de un deporte que tiene algo en común en cualquier latitud del mundo: el dinero .Justo sobre ese patrón se da esta novedad que es que los clubes ingleses son propiedad de multimillonarios americanos. Personas que sondean donde existen oportunidades y coyunturas claves para asegurar sus inversiones y cimentarlas en un deporte que es capaz de mover la misma cantidad de dinero que el presupuesto general de gastos de un país en algunos casos. Los norteamericanos han desembarcado en el futbol inglés y parece por un buen tiempo.

El fútbol surge la idea de poner a 22 personas que tras un balón buscan insertarlo en un arco desde 1863 y no se esperaría que hoy día sea propiedad de extranjeros en el país del nacimiento de este deporte. . Así y todo el Chelsea entra en la misma variante y dirección y otros lo han sido antes de inversores árabes.

Del otro lado del Atlántico
Americanos que vienen de un país con deportes famosos cómo el baloncesto, hockey, volleyball y una gran variedad de deportes donde la inversión de estos multimillonarios también existen pero que nunca pusieron al futbol entre sus prioridades. Ahora dicho dinero cruza el Atlántico en invierte en la historia deportiva de un país que ya lo promociona e invierte en jugadores de grandes costos. . Un hecho que nos lleva a concluir que este ejercicio físico está ganando interés no solo de los multimillonarios sino hasta de la misma población.

Hoy día resulta que el oligarca ruso Roman Abramovich, sancionado por la guerra de Ucrania y obligado a vender el club londinense del Chelsea y no recibirá ningún dinero de la transacción de 2.900 millones de euros. Lo reemplaza el multimillonario estadounidense Todd Boehly que por el registro de sus propiedades se puede decir que es un amante del deporte ya que también es dueño de los Dodgers de baseball y los Lakers de baloncesto. Y a estos se le suma un equipo y deporte más que fue propiedad del ruso Roman Abramovich por 19 años.

Cada vez cuesta más mantener equipos de futbol por sus costos y se requiere mucho dinero fresco para sostener el espectáculo no solo en Inglaterra sino en varios países del mundo. El dinero es el que manda hoy en el futbol

Más del autor