miércoles, mayo 22, 2024
24.7 C
Asunción

Fin del narco-autoritarismo de Morales en Bolivia

Doctor en Historia – Universidad Católica Andrés Bello @Nahem_Vzla

Hoy comenzaré con la discusión del momento ¿hubo o no golpe de Estado en Bolivia?, según Morales y los grandes demócratas de la región Díaz-Canel de Cuba y Maduro de Venezuela, si lo hubo. En concordancia con esta postura se encuentran todos los izquierdistas radicales o los “mamertos” -como los suelen llamar en Colombia- tales como Leo Rubín, Filizola, entre otros.

Superando el debate ideológico debo definir golpe de Estado, conceptualmente es un proceso disruptivo en el cual las Fuerzas Armadas mediante el uso de la violencia o con la amenaza de ésta, depone con o sin apoyo civil el gobierno, el funcionario derrocado suele ser detenido y enjuiciado, enviado al exilio o raras veces asesinado. Los golpes de Estado conducen al establecimiento de regímenes autoritarios o para liberar a la sociedad de una dictadura, dando paso a la democracia.

A la luz de la anterior conceptualización, entonces ¿qué fue lo que ocurrió en la Bolivia de Morales? antes de dar respuesta, se requiere hacer la contextualización del escenario político-institucional En ese sentido a lo largo de sus 3 mandatos constitucionales sucesivos, Morales liquidó la separación de Poderes (que es una condición fundamental de la democracia, colocando el Tribunal Supremo de Justicia, el Tribunal Electoral y el Parlamento a las órdenes del Ejecutivo), desconoció la voluntad popular expresada en el Referéndum de 2016 que le negó su cuarta postulación presidencial, la violación de la propia Constitución al postularse por 4° vez como candidato presidencial, también y así lo documenta Mario Cossio, envió “1.300 opositores al exilio”. Para cerrar, burdamente cometió fraude electoral, tal como lo corroboró la Misión de Observadores Electorales de la OEA en cuyo informe concluye “no es posible dar certeza del resultado del TREP (…) el proceso estuvo reñido con las buenas prácticas y no se han respetado los estándares de seguridad.”

Ese evidente fraude electoral perpetrado por Evo Morales a través de María Eugenia Choque su ficha en el Tribunal Electoral, generó una indignación colectiva legítima dando lugar a una manifestación masiva, policlasista, multiétnica y pacífica a nivel nacional durante más de una semana, que conllevó a un motín policial, lo que más tarde forzó el retiro del apoyo de las Fuerzas Armadas al mandatario, el solitario Morales sólo le restó renunciar e irse al exilio en Mexico. En crudo, lo que tuvo lugar en Bolivia fue la renuncia de un gobernante autoritario producto del legítimo movimiento social. El desafío hoy de Bolivia es mantener el hilo constitucional y restablecer la democracia.

Columnistas
Columnistas
Expertos en Historias urbanas.

Más del autor