spot_img
spot_imgspot_img
miércoles, mayo 25, 2022
23.7 C
Asunción

Extraños trasplantes de órganos

Un trasplante es sustituir un órgano o tejido enfermo de un individuo a otro para reemplazar su función y que se integre al organismo. Lo que esperamos es que sea siempre de un ser humano a otro y no cómo ocurrió hace poco en el que fue de un animal. Un equipo de cirujanos de la Universidad de Maryland realiza la pionera operación, de ocho horas de duración, a un paciente de 57 años con una enfermedad cardíaca. David Bennett, de 57 años, se había quedado sin opciones para un trasplante ordinario debido a sus condiciones y la gran noticia es que recibió un corazón de un cerdo genéticamente modificado. Esto abre nuestras fronteras a la ciencias médicas.

Un hito médico
El Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Baltimore, decidió realizar el procedimiento extraordinario por “razones compasivas”. Si no se ejecutaba el trasplante el paciente Bennett habría muerto. Este experimento médico ya tiene un caso similar en el pasado y no de corazón sino de riñón, en Nueva York un paciente recibe el riñón de un cerdo, poniendo a este animal no solo cómo oferta para comer sino para salvar la salud y vidas cómo la de Bennet que ahora se mueve, respira, habla, ve, escucha y piensa gracias al corazón de un animal que fue criado y desarrollado para hacer crecer uno de los órganos claves para nuestra existencia.

El trasplante de órganos o la transferencia de células (como células madre), tejidos u órganos de una persona a otra tiene su historia y va hasta 1969 cuando en Sudáfrica un equipo médico liderado por el Dr. Marino Molina Scippa realizó el primer trasplante exitoso de riñón.

Los órganos que se pueden trasplantar son: riñón, hígado, corazón además de los tejidos: córneas y huesos. En ambos casos, los trasplantes se efectúan a partir de donantes cadavéricos y no necesariamente de animales que por lo obtenido en los medios de comunicación, ya tenemos en común la posibilidad de poder continuar el viaje de la vida con órganos de animales que ingerimos. Es sin dudas un gran avance pero que tardará un tiempo para ver si rechaza o no el cuerpo humano estos órganos que vienen de animales. El tiempo lo dirá.

Más del autor