jueves, mayo 30, 2024
19.3 C
Asunción

Energía y futuro

Mañana u hoy las cosas ya cambian en relación a la energía que usamos para recargar nuestros dispositivos, iluminar, enfriar o calentar un espacio, cocinar o lo que pretendamos hacer con la energía que tengamos a mano. Si no,  “se va la luz” cómo decimos en Paraguay, que hace referencia al momento en que se corta el flujo de energía que estábamos usando para escuchar la radio, ver nuestra televisión u observar algo que necesite luz para ser bien visto. 

Ahora ya es una realidad una nueva fuente de energía denominada bomba de calor que utiliza la energía del aire, agua o suelo para producir calor. Estos aparatos de alta eficiencia son los preferidos del movimiento ecologista en Nueva York. Se han presentado como la respuesta para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por viviendas, negocios y edificios de oficinas, responsables de un tercio de las emisiones del estado de Nueva York.

Actualmente quemamos combustibles fósiles para producir calor. Esto provoca contaminación. Las bombas de calor son totalmente eléctricas. Y de las mismas podemos vivir, trabajar o estudiar en un espacio específico sin preocuparnos por contaminar o aportar a lo que infiera el calentamiento global o las consecuencias de la contaminación.

Innovador y sorprendente

La bomba de calor consta de un componente exterior con forma de caja y un elegante ventilador interior. Un termostato controla la temperatura. Cuando hace calor, la bomba funciona como un aire acondicionado, desviando el calor del interior hacia el exterior. Los aparatos son muy eficientes, lo que debería ayudar a limitar la creciente carga de la red, dijo Rohit Aggarwala, jefe de la oficina del clima de la ciudad.

Una ciudad como New York   sirve cómo referencia por poseer una población de 8  millones de personas, además es la megaciudad que más energía consume en el mundo. La ciudad ha instalado más de 110.000 luces de bajo consumo y ha aplicado nuevas normas de eficiencia. El consumo medio de electricidad de los clientes residenciales es de 1.030 kWh al mes. 

La ciudad de Nueva York tiene como objetivo construir un sistema energético limpio, resistente y asequible. Para ello, está tomando medidas para lograr una transición justa hacia un sistema de energía limpio, asequible y resistente, y de acuerdo a sus resultados puede servir para que otras ciudades del mundo imiten su trabajo, y de esta forma ir asegurando el estado y vida de muchas personas en el planeta que puede verse afectado y quedar con menos personas porque o migrarían a otro planeta o fallecerían por no aguantar las consecuencias del cambio climático.

Más del autor