sábado, abril 13, 2024
23.8 C
Asunción

El valor del descanso

Para algunos el reposo, descanso o tiempo para dormir en exceso es una forma de existir de manera vaga, perdida de tiempo y no terminar haciendo un uso importante de nuestro tiempo. Hacer lo que sea en exceso no es sano para nadie, por ejemplo alimentarse más de la cuenta, ver mucha televisión, estar frente a nuestras pantallas “trabajando” o perdiendo el tiempo o lo que suponga un buen uso de tiempo despierto.

Según un estudio dos noches de sueño interrumpido pueden hacer que las personas se sientan mayores, la percepción de ser mayor puede afectar la salud al fomentar una alimentación poco saludable y reducir el ejercicio.

La pregunta es; ¿a quien no le gusta estar pegado a su colchón, sofá o donde pueda reposar hasta que su cuerpo lo despierte por sentirse incómodo de la misma postura por mucho tiempo?. 

Dos noches de sueño interrumpido son suficientes para hacer que las personas se sientan mayores, según los investigadores, quienes dijeron que un sueño constante y reparador era un factor clave para ayudar a evitar sentir la verdadera edad.

Ya tiene una referencia que lo ayude a entender el porqué existe la sensación de estar en el cuerpo de una persona mayor de edad al despertar algo que se debería evaluar lo que ocurre en la mente del abuelo que descansa o no lo hace más de lo recomendado, que podría existir en su mente una vez despierto. Aunque es común que la hora de reposo para personas mayores de edad sea algo sagrado y respetado, una vez arribado a ser una persona mayor de edad es normal que no se abusen o cumplan los hábitos normales de vida. 

La importancia del sueño

El dormir bien puede reducir el riesgo de problemas graves de salud, como diabetes y enfermedades del corazón. Disminuir el estrés y mejorar el estado de ánimo. Pensar con más claridad y desempeñarte mejor en los estudios y en el trabajo. Incluso llevarse mejor con los demás.  

Psicólogos en Suecia descubrieron que, en promedio, los voluntarios al experimento se sentían más de cuatro años mayores cuando se les limitaba a dormir solo cuatro horas durante dos noches consecutivas, y algunos afirmaban que la somnolencia los hacía sentir décadas mayores.

El poco sueño puede hacer que;

  • Tengamos problemas de salud

  • Problemas de rendimiento

  • Problemas de salud mental

  • Envejecimiento prematuro

Este último aspecto es lo que muchos quieren evitar en sus vidas por ese motivo cuidan su alimentación, asisten a gimnasios, pedalean o corren o hacen pesas con frecuencia.

A lo que también se sugiere dormir lo sgte de acuerdo a la edad que tengamos:

  • Recién nacidos: 18 horas

  • Niñas y niños: 10 a 12 horas

  • Adolescentes: 8 a 9 horas

  • Adultos: 7 a 8 horas

  • Adultos más jóvenes (18 a 25 años): 7 a 9 horas

  • Adultos (26-64 años): 7 a 9 horas

  • Personas mayores (más de 65 años): 7 a 8 horas

En el experimento se observó lo contrario cuando a las personas se les permitió permanecer en cama durante nueve horas, aunque el efecto fue más modesto, los participantes en el estudio afirmaron sentirse en promedio tres meses más jóvenes que su edad real después de un descanso amplio.

La vida es un viaje seguro, sano y feliz si respetamos los tiempos y establecemos sanas rutinas a nuestra agenda, en la que podrían existir viros o repetir el plato al comer, más tiempo de reposo, pero sin exagerar para evitar complicaciones a nuestra salud. No es malo dormir y madurar parece.

Más del autor