spot_imgspot_img
lunes, diciembre 6, 2021
25.7 C
Asunción
InicioBienestarSalud MentalEl desarrollo de una misteriosa epidemia de tics

El desarrollo de una misteriosa epidemia de tics

Categoría

Fecha

Temblores en las piernas, parpadeos intensos o muecas repentinas, al citarte solo estos
tics ya te viene a la cabeza momentos en los cuales adquiriste de manera inconsciente alguno de ellos, ya sea debido al estrés o por un gran nerviosismo.

En el otoño de 2020, Tamara Pringsheim y Davide Martino, dos neurólogos de la Universidad de Calgary en Canadá, empezaron a escuchar una aparición repentina de tics en jóvenes.

De este modo, más allá de los estragos de la pandemia, se podría hablar de una oleada de tics nerviosos generados luego de un sometimiento por parte de los jóvenes a factores
que los introdujeron a un estrés intenso, no solo por el sinfín de negatividades
encontradas en redes sociales, sino también por el uso compulsivo y sin descanso
de las tecnologías.

UNA EPIDEMIA EN LA PANDEMIA
“Definitivamente el encierro y el aislamiento influyeron de gran manera en la aparición de más tics nerviosos en los jóvenes, ya sea porque estos se encontraban predispuestos a desarrollarlos o porque dentro de la familia contaban con algún caso que posibilite la tendencia”, sentenció la licenciada en Psicología Clínica, Amalia Guerrero, quien brinda atención a niños y adolescentes.

La especialista explicó que los jóvenes que se encuentran en un entorno familiar problemático o violento pudieron verse muy afectados, ya que debían interactuar con ese
ambiente del que trataban de escapar.

Esto sin mencionar aquellos que están en contacto directo y constante con los
videojuegos, redes sociales u otras funciones que trae un teléfono inteligente, pues al ofrecer únicamente dichas actividades a su cerebro, este no funciona de manera adecuada ni integral, por lo cual afloran muchas patologías en los chicos.

“La fase adolescente es de por sí una etapa de riesgos, por los diversos cambios que se presentan para aquellos de este rango etario, y la sobreexposición a acciones poco productivas desembocará en consecuencias negativas en el desarrollo social y personal
del joven”, expresó la licenciada.

RECOMENDACIONES
Guerrero manifestó que, de acuerdo a profesionales de salud y pediatras, el celular no está recomendado en los más chicos. La aclaración se hace empezando con los niños, ya que posteriormente ellos arrastrarán la costumbre de su niñez, desenvolviéndose de la misma manera durante su adolescencia y juventud.

Por ello, la profesional aconsejó que resulta fundamental controlar a los pequeños durante su uso de diferentes tecnologías, mantener horarios estrictos en los que pueden hacer
uso de las mismas y evitar ofrecer un celular como alternativa a una actividad recreativa.

“De ser posible, el uso constante del celular se debe retrasar hasta los 14 o 15 años y, antes de ir a dormir, no se debe emplear en lo absoluto ningún elemento tecnológico porque el cerebro se encontrará constantemente en alerta y esto conlleva a que no descanse lo suficiente y se generen movimientos involuntarios y nerviosos”, señaló la
psicóloga.

Aparte de esto, la especialista también recalcó el impacto en el desarrollo general del adolescente, como un mal funcionamiento psicomotriz, problemas visuales, entre otras cosas; esto porque el cerebro necesita diversificar las actividades y no centrarse de manera exclusiva en las tecnologías.

Así, probablemente esos nervios que poseas en momentos repentinos se deban a factores más cercanos de los que pensás: un excesivo uso del celular y la sobreexposición a
negatividades en las redes sociales.

Saber filtrar más el tipo de informaciones recibidas a través del celular y tener un autocontrol en cuanto al uso del mismo será clave para evitar mayores patologías a largo
plazo.