martes, mayo 28, 2024
15.5 C
Asunción

Efectos y consecuencias del home office

Un habitual cuestionamiento que nos hacemos quienes hemos tenido la oportunidad de trabajar fuera de casa es lo que indica el título de este escrito.

El home office, también conocido como teletrabajo o trabajo remoto, es una modalidad de empleo a distancia que utiliza las tecnologías de la información y la comunicación.

El home office surgió en Estados Unidos en la década de 1970 como una solución a la crisis del petróleo. El físico de la NASA Jack Nilles acuñó el término “teletrabajo” para responder a la escasez de combustible en 1973.

La práctica del home office comenzó a dispararse en los años 90. En 2012, México incluyó el tema del teletrabajo en la reforma integral de la Ley Federal del Trabajo.

Entre las consecuencias de no asistir a un lugar específico para trabajar se puede citar que existen:

  • Disminución de la actividad física
  • problemas emocionales
  • Dificultades para desconectar del trabajo
  • Problemas de conectividad
  • Limitaciones en el desarrollo profesional.
  • Pérdida de la cultura organizacional
  • aislamiento social
  • Dificultad para establecer límites sociales.
  • Falta de motivación y productividad.
  • Lugar de trabajo no ergonómico
  • poco movimiento
  • Límites poco claros entre el trabajo y la vida privada
  • aumento de peso
  • Sistema inmunológico débil
  • Ansiedad y depresión

Cosas a tener en cuenta

Tras cuatro años analizando el home office, una investigación asegura que trabajar desde casa nos hace más felices. Steve Jobs tenía razón. Un estudio que comenzó incluso antes de la pandemia de Covid-19 lo confirma. Estamos contemplando un nuevo enfoque de la familia como unidad social. La capacidad de establecer tu propio horario de trabajo, usar tu hogar e interactuar con la familia, almorzar con los niños de vez en cuando, es una oportunidad única”, para quienes no lo podían hacer antes de que esta nueva modalidad de emplearse cobre popularidad.

Tiene algunas críticas cómo que esta forma de trabajar puede afectar;

  • El ambiente laboral: La oficina en casa elimina el ambiente laboral.
  • Control del empleado: Puede ser más difícil controlar a los empleados que trabajan desde casa.
  • Trabajo en equipo: Puede ser más difícil trabajar en equipo cuando los empleados no están en la oficina.
  • Aislamiento: El home office puede generar aislamiento.
  • Pérdida de confidencialidad: El despacho a domicilio puede generar pérdida de confidencialidad.
  • Gastos para el trabajador: El home office puede generar algunos gastos para el trabajador.
  • Problemas de salud mental: El home office puede generar problemas como estrés, agotamiento, depresión y desgaste ocupacional.
  • Protección de datos: El home office requiere herramientas de protección de datos como firewall virtual, seguridad de correo electrónico, autenticación multifactor, DLP, WAF y acceso remoto seguro.

Debemos entender que no dejaremos de trabajar tanto dentro cómo fuera de la oficina o edificio al que alguna vez íbamos a dar nuestros servicios, por ende lo que queda por hacer es entender esta realidad y desarrollar nuevos servicios o mejorarlos para volvernos en un órgano importante para la empresa u organización que contrate nuestras habilidades que deben ajustarse a un lugar, momento y mercado específico para que justifiquen su existencia y puedan tener el reconocimiento que esperamos tengan. 

Todo un reto nuevo con viejas demandas como la responsabilidad y el compromiso que no cambia.

Más del autor