miércoles, febrero 8, 2023
36.7 C
Asunción
InicioSin categoríaÉ proibido falar Guarani

É proibido falar Guarani

Categoría

Fecha

“Eles não conseguem falar espanhol… e falam cada vez mais em Guarani, todos os días”. La propietaria de un establecimiento rural en Canindeyú, de innegable origen brasileño, creyó muy inteligente prohibir el uso del guaraní en su estancia dado que ella no “conseguía” entender una papa lo que decía su personal de campo. E hizo una comparación que debería ser inscripta en el libro Guiness del disparate, si existe el rubro. Dijo que ella, descendiente de germanos, no habla alemán en presencia de terceros no hablantes del idioma de Goethe. Así que decretó que los paraguayos que “no conseguem falar español” tampoco deben hacerlo en guaraní en su presencia. En su augusta presencia. Por lo cual, los muchachos que le manejan la estancia deberán hacerse entender por el lenguaje de las señas, como en el periodo antropozoico. 

Sería interesante preguntarle a esta señora, siguiendo su línea de “razonamiento”, qué pasaría si un empresario paraguayo mudara su estancia, digamos, a Mato Grosso do Sul y prohibiera a sus peones hablar en portugués porque el “no consegue” hablarlo. Pero mejor no lo hacemos porque haríamos el ridiculo instantáneamente.

Es evidente que esta señora no sólo lo ignora todo el términos sociológicos y hasta antropológicos sino que carece del más leve barniz de conocimiento sobre los inmigrantes en el Paraguay. Si se hubiera tomado el trabajo de leer un poco, o por lo menos hacerse contar algunas historias por  gente empapada en el tema, sabría que ninguna de las etnias europeas o asiáticas que llegaron al Paraguay -y que son un montón- hubiera podido prosperar sin adopar tanto el castellano como el guaraní. Es más. No pocos de los recién llegados a esta tierra hablaron durante su tiempo de adaptación sólo su lengua materna y guaraní. Esa característica la mantuvieron durante mucho tiempo inmigrantes ucranianos, alemanes, polacos, japoneses, siriolibaneses, etc. asentados en el país hace ya casi un siglo. Sus descendencias, por supuesto, dominan castellano y guaraní y practican el idioma de sus ancestros.

Le sugerimos a la señora empresaria del Canindeyú que deje de hacer reingeniería social y se dedique a otra actividad, preferentemente en ambientes en donde se hable solo alemán -dada su ascendencia-, que los hay en cantidad y muy buenos en el Paraguay. 

Más fácil y con menos riesgo del ridículo.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.