martes, junio 18, 2024
20.3 C
Asunción

“Dios es paraguayo”

A finales del 2017, el expresidente Federico Franco, con espíritu triunfalista, anunció que muy pronto “nos bañaríamos en petróleo”, generando una esperanza que se derramó cual pompa de jabón luego que se conociera que la vil mentira formaba parte de un ardid de la petrolera británica President Energy, que perforó dos pozos en suelo chaqueño, con el objeto de que sus acciones repuntaran en Londres.

Posteriormente, en octubre del 2014, nuevamente Franco arremetió con no menos entusiasmo, festejando el hallazgo de petróleo en tierras guaraníes. Hizo memoria en diversos medios, de su preclara visión para rematar con aires de estadista, “sus claves del progreso nacional” con un contundente: “Dios es paraguayo”.

Han pasado 75 años de la primera perforación que se realizó en el Chaco por la empresa Unión Oíl en 1947, con una profundidad de 2.310 metros y el logro mayor es tener más información de lo que ocurre en esas profundidades. Posteriormente varias empresas llegaron al país en búsqueda del oro negro. En total se han perforado más de 60 pozos petroleros en todo el país y sin resultados hasta la fecha, a pesar de los reiterados anticipos energéticos de Franco.

Si bien el ex presidente Franco no encontró petróleo, “logró aumentar en cuatro años su patrimonio neto de bienes en un 748%. Es decir, ahora posee en bienes siete veces más de lo tenía en el año 2008”, según publica en detalle el cuadro comparativo de Última Hora del 14 de octubre de 2012. La nota concluye “Queda a cargo de la Contraloría investigar”. Diez años después el ciudadano Federico Franco goza de buena salud, ejercicio pleno de su libertad y no cabe duda que va por la vida repitiendo la letanía “Dios es paraguayo”.

Ojalá que llueva petróleo

Desde este episodio de la historia reciente, el planeta cambió de manera radical, y la mayoría de los gobiernos del mundo intentan sacar lecciones luego de la pandemia y la guerra en curso con final abierto, en uno de los períodos más complicados de la historia de la humanidad, sobre todo por la incertidumbre, el surgimiento de nuevas hegemonías y el desplazamiento de los ejes de poder global, en un estado de equilibrio inestable.

No obstante, pareciera que este complicado panorama nunca llegará a nosotros, ubicados en el corazón de América Latina, y por ende algunos políticos de nuestra honorable Cámara de Diputados parecen permanecer en su eterna burbuja electoral. El reemplazo de los combustibles fósiles, el cambio climático, la defensa de la biodiversidad, la promoción de energías limpias y hasta los vehículos eléctricos que pasan frente a sus narices, parecen ser letra muerta. El plus por combustibles sigue tan vigente como en la época de Franco, los vehículos de alto consumo forman parte de la flota de los Parlamentarios y la suerte de sus parientes y generaciones futuras se arreglan con un par de plegarias al altísimo, que seguramente nos tiene bien considerados como fervientes defensores de la familia. Todo transcurre igual que ayer. Nuestro reloj nacional está detenido en el tiempo, salvo cuando llega alguna donación que nos ofrece transporte ecológico y como tal es recomendable recibir los regalos de los hermanos extranjeros, preocupados por las cuestiones ambientales. Siempre ha sido así y prueba de ella es la humildad con que aceptamos estos presentes, sean o no prioritarios para el desarrollo del país. Nuestra imagen de hospitalarios y cordiales debe mantenerse a cualquier precio.

Los honorables diputados, aún en medio de esta nueva atmósfera mundial, no dudaron hace apenas unos días en modificar la Ley 5723/16 que declara como Área Silvestre Protegida bajo dominio Público al Parque Nacional Médanos del Chaco.

Se han publicado varias columnas sobre este tema, redes sociales etc. pero usted amable lector, podrá preguntarse ¿y todo esto para qué? Hay nuevos visionarios que quieren cumplir el sueño de Franco: ¡PETRÓLEO EN EL CHACO, YA Y COMO SEA!

Hay que intervenir un área silvestre protegida, vulnerar el hogar de la simpática Tirika, hasta ayer representativa de nuestro orgullo nacional. No importa. Aquí hay un nuevo negocio en puerta y esas oportunidades no se deben dejar pasar. Hemos demostrado desde la recuperación del estado de derecho hace 30 años que, en plena democracia, lo que mejor nos sale, es hacer buenos negocios. Tenemos reflejos impecables y allí donde está la rentabilidad, nuestro fino olfato supera largamente a la de la pobre Tirika. Total, este animalito ya cumplió su ciclo. Estuvo por Asunción, todos los visitantes se llevaron un peluche y ahora estamos en otra: es tiempo de los negocios.

Pero la ley, en tono de duda, le comentó un diputado al del otro partido (votaron sin distinción de colores), dice que está prohibida la prospección, exploración y explotación de hidrocarburos. ¿En cuántos artículos? En dos, el 4 y el 6. Ningún problema, cambiamos los dos y listo.

También hay una declaración de más de 60 organizaciones ambientales y empresariales que se han pronunciado en contra. No se preocupe colega, así son estos que siempre se quejan y van contra la prosperidad del Paraguay y su gente. Es que hay silvícolas nómades viviendo en esa zona. Pues que se corran un poco, total hay muchas hectáreas donde pueden estar y si son nómades, les da lo mismo un poco más allá que un poco más acá.

En estas profundas disquisiciones estaban los honorables cuando a otro diputado, se le ocurrió nombrar el artículo 9 “que aprueba el convenio sobre cambio climático adoptado por la conferencia de Naciones Unidas sobre medio ambiente y desarrollo celebrado en Brasil, y Paraguay es signatario desde el 1 de octubre del 2015. Bueno, en realidad eso fue hace bastante y aquí lo que importa es el bienestar de la patria y que nuestra gente se sienta bien. Modesto, un diputado que guardaba silencio, alcanzó a decir, pero allí hay muy poca gente, animales, algunos guanacos y otras cosas más que no sabemos muy bien… Con mayor razón vamos por el petróleo y dejemos de depender de los bolivianos que lo sacan al otro lado de la frontera y a nosotros no nos toca nada.

Un asesor de la comisión de medio ambiente de diputados deslizó un bocadillo. También hay un problema. Arriba está el acuífero Yrenda, un sistema hidrogeológico regional que abarca cerca de dos tercios de la Región Occidental del Paraguay y parte del chaco Argentino y Boliviano, que es trasnacional y fuente de agua potable para comunidades chaqueñas de la zona en los tres países. Y si hay petróleo está debajo del acuífero y el riesgo de contaminación es muy grande. Por otra parte, siempre se prioriza el interés general sobre el interés particular, dijo solemne el asesor, tal como lo señala nuestra Constitución.

 De eso es lo que no hay duda. Nosotros venimos trabajando incansablemente desde los orígenes de la República y desde hace mucho tiempo nuestros objetivos son muy claros: Primero la patria, segundo la patria y luego Dios que nos ilumina.

Arturo Enzo Bregaglio
Arturo Enzo Bregaglio
Abogado. Periodista y Lic. Ciencias de la Comunicación. Fundador y director de Radio Sur (Córdoba) y Radio Trinidad/ViVa (Asunción). Vicepresidente por América Latina y Caribe de AMARC (Asociación Mundial de Radios). Numerosos cursos de Comunicación Política y Derecho a la Comunicación en América Latina, Canadá y Europa. Consultor de la organización para la Migración Paraguaya. Gestión de las campañas en Estados Unidos, Brasil, España, Francia, Italia, Suiza y Argentina, para el logro del voto de los paraguayos en el exterior.

Más del autor