Connect with us

Suscribirse

Editorial

Derecho a la indignación

¿Qué falta para que el mal triunfe?

El mal humor social es un estado de ánimo omnipresente en todas partes. Lo vemos expan­dirse, profundizarse y organizarse en forma creciente en prácticamente todo el mundo. Es casi como un símbolo de este turbulento siglo XXI que amenaza superar los brotes de violen­cia demencial que caracterizaron al siglo XX, “problemático y febril” como dice el tango.

Desde las multitudinarias protestas en la ordenada Hong Kong, pasando por los “chalecos amarillos” que agitan cíclicamente París, hasta las furiosas explosiones de violencia irracio­nal en la bella Santiago de Chile, la gente ha tomado las calles para expresar públicamente su disconformidad por todo tipo de carencias. Ya sea para reclamar una apertura democrá­tica (“Hong Kong no es China”), el cese de los aumentos de impuestos (“chalecos amarillos”) o el cierre de la brecha socioeconómica entre ricos y pobres (Chile), el denominador común de estas protestas es la invasión de edificios públicos, incendios de centros comerciales y devastación del mobiliario urbano. Caos, paralización de ciudades, heridos, muertos…

Cada uno de estos movimientos tiene un formato calcado uno del otro. Primero, una gran movilización ciudadana pacífica que apunta a presionar al poder político y obligarlo a negociar cambios. Entonces, en medio de la muchedumbre, se activan pequeños nucleos violentos previamente armados con bombas molotov, palos, cascos y mascaras antigás para enfrentar a la poli­cía. De las marchas serenas y abigrradas, se pasa muy pronto al estallido violento y a la guerrilla. Así ocurrió en Buenos Aires cuando el Congreso trataba la ley del aborto. Faltó poco para que el neorenacentista edificio estallara en llamas. La Plaza de Mayo fue literalmente destruida. Lo mismo ocurrió en Quito con las protestas contra la suba de combustibles. Y Santiago sigue en llamas.

Este “modelo” es altamente contagioso. Sólo falta un loco suelto acechando alguna manifes­tación y comandando un batallón de choque instruido para hostigar a la policía buscando desatar el caos. Es la mano de obra barata que prefieren los políticos aventureros en busca de copar el poder y garantizarse impunidad. ¿Qué falta para que ganen? Que el poder legítimo se cruce de brazos y los deje actuar.

Nada más que eso.

 

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez.

Copyright © 2019 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente