domingo, febrero 25, 2024
28.7 C
Asunción

Curiosidades naturales

Al  hablar de ciudades  elevadas me refiero a eso exactamente, urbes que son altas por su ubicación geográfica con respecto a otras en referencia con el mar. Nuestra capital está a 77 metros sobre el nivel del mar lo que nos hace muy distantes de esos otros valores. 

Hay una ciudad que supera a la capital más alta a nivel global.  La ciudad más alta del mundo es La Rinconada, y se encuentra a casi 5.100 metros sobre el nivel del mar, en Puno. 

Sudamérica es el continente con su variado contenido de fauna y flora donde encontramos fenómenos cómo este. 

A nivel del mar, la saturación de oxígeno es de entre el 97 y el 98%. A 8.000 metros, la saturación baja al 40%. Siendo la saturación  la fracción de hemoglobina saturada de oxígeno en relación con la hemoglobina total (insaturada + saturada) en la sangre . El cuerpo humano requiere y regula un equilibrio muy preciso y específico de oxígeno en la sangre. Un nivel de saturación de oxígeno normal oscila entre el 95% y el 100%. Por debajo de eso sería un signo claro de bajada de oxígeno en sangre.

En estas ciudades las condiciones climatológicas son extremas. No obstante, es importante recalcar que en algunos informes no la consideran, pues tiene menos de un millón de pobladores. La Paz se llevaría ese lugar, además, es la capital más alta del mundo con 3.650 metros sobre el nivel del mar y es nuestra vecina en el continente. 

En la Rinconada de Perú está llena de rocas y hielo, y sus habitantes se dedican mayormente a la minería. Con 5.100 metros sobre el nivel del mar.

Grandes retos

Existen desafíos de vivir en estos lugares cómo el carecer de servicio de  recolección de residuos, por lo que quienes lo habitan no tienen más opción que quemar o enterrar su basura. Esta problemática genera a su vez una gran contaminación. Tampoco cuentan con el servicio de agua potable, por lo que muchos optan por consumir el agua de las lluvias o la nieve derretida. Siendo la naturaleza y su forma de funcionar en el mundo la única salida que encuentra el ser humano para sobrevivir. 

A su vez una de las razones por la que debemos estar agradecidos los paraguayos que contamos con una importante reserva de agua subterránea, algo que algunos al haberse dado cuenta de esta realidad ya se han hecho de pozos artesianos para extraer agua de un acuífero muy contaminado, y de esta forma consumirla y hacer uso de ella para los fines que tengamos los seres humanos en superficie, donde sin importar cuán alto o bajo estemos parece que no estamos cómodos en el planeta que reúne los requisitos claves para tener con vida sin drama al ser humano. Ahora estudia y planea cómo salir del mismo para empezar y/o continuar su tarea de colonización que puede generar dilemas cómo antes por espacios que nos merecemos o hemos llegado primero y por ende es nuestro. 

Hablamos de episodios cómo los vistos en “la guerra de las galaxias” (star wars) que presenta disputas entre humanos y “clones” que se defendían de la avaricia humana que deseaba llegar más alto de lo que podía. 

Y no nos quedamos citando los espacios a una altura descomunal también menciono el salar más grande de Sudamérica, que también se encuentra en Bolivia y se denomina el salar de Uyuni con una superficie de 12 mil kilómetros cuadrados

Un salar es una cuenca hidrográfica endorreica con una evaporación mayor que la escorrentía. En un salar, las aguas portadoras de sales (sales boratos, cloruros, nitratos, sulfatos, etc.) llegan al lugar. Al evaporarse el agua, aumenta la concentración de las sales en el lugar. Son extensiones planas de tierra cubiertas de sal y otros minerales, que generalmente brillan de color blanco bajo el sol. Lo que los convierte en atractivos lugares turísticos. Se encuentra a  1104 km de Asunción y es un sitio que no solo podemos ver por internet sino visitarlo y conocerlo en vivo y directo para sorprendernos de elevadas magias de nuestra naturaleza.

Curiosidades de la naturaleza y una necesaria conversación sobre el medio ambiente nunca están demás.

Más del autor