martes, junio 18, 2024
21.6 C
Asunción
InicioSin categoría¿Cuáles son las posturas para penes grandes?

¿Cuáles son las posturas para penes grandes?

Categoría

Fecha

Aunque para los orgasmos intensos no exista un tamaño correcto, aquellos que tengan el pene relativamente grande pueden generar una mayor incomodidad al momento de la penetración. Por ello, pensando en el disfrute pleno de ambas personas en sus encuentros sexuales, te traemos algunas posturas recomendadas para penes grandes.

De acuerdo a Noemí Casquet, comunicadora española enfocada en la sexualidad, una penetración vaginal o anal con un pene relativamente grande puede resultar bastante doloroso. Por ello, la profesional recomienda que el encuentro sexual se desarrolle poco a poco.

En este sentido, buscar la dilatación completa de la pareja y utilizar algo de lubricante podría ayudar bastante en el proceso de la penetración. Así también, Casquet recomendó que la persona penetrada debe calibrar la profundidad y para eso, que la misma se encuentre arriba será ideal.

En el caso de que te duela o resulte incómodo mantenerte en esa posición, la comunicadora aconsejó cambiar la postura y ponerte en 4, pero en lugar de curvarte por completo y dejar tus caderas muy arriba, podrías realizar una inclinación leve, sin bajar demasiado la espalda, para evitar así una penetración muy profunda.

En esa posición controlarás tus movimientos y también la intensidad de la penetración. Por otra parte, más allá de modificar algunas posturas y teniendo en cuenta que el lubricante siempre debe ser el centro de tus encuentros sexuales, también podés probar otras poses como:

1. Un paseo por el valle
Sin entrar todavía en penetraciones, esta variante produce una sensación que se parece bastante a una penetración anal, sobre todo para él. Consiste en que ella se tumbe boca abajo y él se coloque encima, con el pene bien untado de lubricante, y lo frote entre los glúteos de ella.

Para mayor placer, ella puede utilizar un plug anal, un vibrador o un succionador de clítoris, entonces ambos se sumergen en el placer generado.

2. El Yab Yum o flor de loto
El hombre se sienta con las piernas cruzadas, los tobillos cruzados entre los muslos, o en cuclillas. La mujer se sienta sobre él, frente al mismo. Ella envuelve sus piernas alrededor de su cintura, colocando sus pies contra sus nalgas y cuando están bien enganchados el uno al otro, el hombre puede penetrar a su pareja.

Posteriormente, pueden balancearse suavemente hacia adelante y atrás, de ahí un derivado de la práctica que se denomina “el loto que se balancea”. Por ello, resulta accesible para evitar una penetración muy profunda o casi dolorosa.

3. El barco
La mujer es quien lleva las riendas en esta práctica sexual. En una silla o sillón, la chica se sienta sobre su pareja, controlando la cantidad de centímetros que quiere en su interior. Esta postura permite besarse y mirarse, jugando no solo con lo corporal, sino también con el erotismo de la pareja.

Que ella controle la intensidad de la postura facilita mucho el encuentro sexual porque la mujer sabrá cuán placentera le parece la penetración o si esta ya se está volviendo algo incómoda.

4. El sillín
Es una variante de la anterior y se realiza sobre la cama o en el suelo. Recibe este nombre por el uso de las piernas del hombre como si fuera un sillín donde la pareja se sienta a horcajadas, repitiendo los movimientos controlados de la postura del ‘barco’.

5. La cuchara
La espalda de la mujer debe estar pegada al pecho del hombre y ambos se encontrarán reclinados hacia un lado. Pese a que él lleva las riendas del movimiento y la penetración puede ser profunda, el hecho de mantener las manos libres permite que el hombre masturbe a su pareja.

Al tocar el clítoris y penetrar a la vez, el placer se multiplica, la lubricación es mayor y el dolor disminuye considerablemente, pues ella estará dispersa en el goce provocado, que estará variando entre la penetración y la satisfacción a través del clítoris.

6. El perrito dormido
Ella se tumba boca abajo en la cama con las piernas rectas y juntas. Él la penetra poniéndose encima. Al tener las piernas juntas y gracias al ángulo que formará el pene, la penetración es bastante superficial, con lo que se evitan posibles dolores y se consigue mucho placer.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.