viernes, junio 14, 2024
25.8 C
Asunción

Crisis del colectivo

Es habitual que en Paraguay llamemos al transporte público “colectivo” o “micro”. Este Artículo no se trata de evaluar nuestro transporte público sino del concepto del término colectivo que según la Real academía española (RAE) la palabra pertenece a una agrupación de individuos, común, general, global, comunitario, comunal. 

Y es a esta definición de colectivo a la que me quiero referir ahora y no a la herramienta de transporte que  está en permanente  crisis, cataclismo o catástrofe referente a lo que espera tener el pasajero cómo servicio para lograr llegar a su destino seguro, en paz y cómodo y lo que en realidad recibe.

Me llamó la atención de lo que una persona en un círculo social destacó cómo un dilema que presenta la sociedad y no solo la paraguaya sino la del mundo, que funciona con y através de personas que juntas forman familia, equipos deportivos, compañeros de trabajo o estudio o cualquier grupo que tenga fines no particulares sino colectivos.

Voracidad vs servicio

Cómo es que  el trabajo de un grupo de políticos que dicen desear lo mejor para el ciudadano que esperamos ver, sentir y escuchar comodidades a cambio no acontece en la práctica.  Hacemos contribuciones  a un Estado que debería funcionar bajo la misma lógica del colectivo; el trabajo de todos para todos pero no lo hace. Los administradores se confabulan con los colectiveros para hacernos la vida miserable.

Nos enfocamos o centramos mucho más en la individualidad. Los accidentes, errores, eventualidades y complicaciones han existido siempre haciendo que la creatividad e ingenio humano pueda hallar soluciones útiles, no solo para el individuo sino para la sociedad en general. Viajamos todos los días en un colectivo que nos degrada y nos humilla y pretendemos tener la moral alta. 

Hay que mejorar las manera y formas de entender lo de todo. El colectivo al que viajamos es una manera de percibirnos con el otro y demandar al Estado que pagamos su trabajo que nos represente con los voraces propietarios de los colectivos. 

Más del autor