jueves, junio 13, 2024
22.6 C
Asunción

Cretinos digitales

La expresión ¡cuidado! es tan antigua en nuestras vidas cómo los títulos mamá y papá, que son la pareja de personas que nos traen al mundo no para que vivamos mal, inseguros o bajo riesgos o amenazas habituales para todos siempre. A  veces aprendemos de la mejor lección  y otras veces no, para todos que es la experiencia la misma que no debemos vivir para evitar incomodar a otros o a nosotros mismos.

Para eso aprendemos de advertencias hechas por personas que han pasado por accidentes o evaluaciones, estudios o investigaciones cómo la que he encontrado ahora y se trata de personas, coeficientes intelectuales y herramientas de trabajo. 

Por primera vez en la historia, los niños tienen menos coeficiente intelectual que sus padres. Por culpa de su excesiva  exposición a las pantallas  de teléfonos celulares que nos deben servir y no servirse de nosotros. Son objetos, cosas e instrumentos para lograr hacer algo que nos sea útil o sirva para otras personas. 

Un neurocientífico francés considera que la generación actual de nativos digitales ya está sufriendo un daño cognitivo sin precedentes en sus habilidades e inteligencia a causa de las pantallas y utiliza el coeficiente intelectual para demostrarlo.

Un llamado de atención 

Como padres, tíos, maestros o responsables de niños nos debe llamar la atención para que cuidemos a los futuros maestros, referentes políticos, sacerdotes, jefes o personas con serias responsabilidades en la sociedad, todo eso  asegura su permanencia, estabilidad y progreso no tanto por lo que tenga sino por lo que sepa. El secreto de todo éxito no se encuentra en la cantidad de cosas que uno tenga sino en la cantidad de conocimiento que poseamos y la capacidad de hacer uso de los mismos. 

La hipótesis del neurocientífico francés Michel Desmurget, autor del best seller ‘La fábrica de cretinos digitales’, una explicación detallada que culpa al uso excesivo de las pantallas en los más jóvenes de la caída en sus habilidades relacionadas con el lenguaje, la concentración, memoria y por supuesto, el contacto humano. Uno muy importante desde que el mundo nos abre la puerta para conocerlo y aprender del mismo las maravillas que posee desde siempre.

Pensamientos, reflexiones e ideas que podemos ver, escuchar o sentir y que debemos tener la valentía y seguridad de compartirlo con otras personas para lograr afianzar nuestro desarrollo colectivo y no caer en las garras de los cretinos digitales.

Más del autor