viernes, julio 19, 2024
21.4 C
Asunción

Convención Nacional Constituyente

La convocatoria a una constituyente y la redacción de una nueva constitución pueden tener un impacto significativo en el ámbito económico de un país.

En Paraguay nos cuesta mucho sostener un debate sin caer en segundos en una personalización del otro. Esto tira al piso toda posibilidad de trascender una idea que beneficie a todos.

Algunos aspectos importantes a considerar sobre la importancia de una constituyente en lo económico podría ser el Marco legal y regulaciones económicas que fomenten un ambiente propicio para la inversión, el desarrollo empresarial y el crecimiento económico sostenible.

Incluyendo la protección de los derechos de propiedad, la promoción de la competencia justa y la creación de instituciones sólidas que garanticen la estabilidad y transparencia en los mercados.

Una nueva constitución puede abordar la distribución de recursos de manera más equitativa. Necesariamente se debe establecer políticas y mecanismos que reduzcan las desigualdades sociales y económicas, promoviendo una distribución más justa de la riqueza y oportunidades. La inclusión de principios de justicia social y desarrollo sostenible puede ayudar a orientar la política económica hacia la búsqueda de un crecimiento inclusivo y sostenible. En Paraguay esto es un deuda de años.

Urge poner en la agenda del debate temas como la protección de derechos laborales, la promoción de sectores estratégicos como la educación, la investigación y desarrollo, la infraestructura, la energía. También otros como pensar en generar una estabilidad y confianza al establecer reglas claras y predecibles para la actividad económica. Buenos puntos para que “Think Tanks” puedan iniciar el proceso de recopilación de ideas bases que nos permitan iniciar el diálogo.

Es tiempo de perder el miedo a hablar de una nueva Constitución en el Paraguay.

Más del autor