sábado, mayo 25, 2024
13.9 C
Asunción
InicioSin categoríaCiudadanos en rebeldía

Ciudadanos en rebeldía

Categoría

Fecha

Redes sociales y smartphone, alianza temible… y bienvenida

El que pasará a los archivos como el “caso Portillo” es algo más que un indicador del grado de deterioro que afecta a la representación popular. Es una advertencia. Es el efecto creciente que impone la opinión pública que está sobrepasando el estadio del telúrico del rumor gaseoso para entrar definitivamente a la era de las tecnologías de la información y la comunicación en que operan las redes sociales.

¿Qué son Facebook, Whatsapp, Instagram y demás plataformas sino un gigantesco radio so’ó tecnológico capaz de acabar con prestigios, carreras, vidas enteras en suma?

La mayoría frecuenta estas audiencias globales y multitudinarias principalmente para socializar logros personales, pasar noticias, externar estados de animo y, por qué no, ejercer vanidades diversas. Pero la gente pilló hace ya tiempo la potencia que tienen estos espacios para viralizar – verbo acuñado por las redes- hechos registrados multimediáticamente por ese otro temible instrumento tecnológico al servicio del rumor, el smartphone. La alianza emergente es de una eficiencia ni siquiera soñada un par de décadas atrás. Y si no, que lo diga el diputado Carlos Portillo, cuyo curul en el Congreso se convirtió en asiento eyectable en tiempo récord a partir de una grabación, conocida apenas horas antes, que activó los cohetes impulsores.

Pero todo esto, redes sociales más smartphone, son apenas el vehículo ejecutor de lo más importante y trascendente: el mal humor social creciente de una sociedad que ya está harta de la impudicia, la mediocridad y la rampante cleptocracia de las que hacen gala los políticos y jerarcas públicos.

La ciudadanía siente, y cada vez con más rabia, que está presa de un sistema perverso que la obliga a revalidar con cada elección los cargos de un montón de ladrones e incompetentes. Comprueba que eso del “voto castigo” es una falacia impulsada por la propia clase política. Que no volver a votar al sinvergüenza que se llenó los bolsillos en un periodo de Gobierno es simplemente abrirle espacio a otro ladrón, tal vez peor que el anterior.

¿Cómo se sale de la trampa? Nadie lo sabe. Y eso alienta cada día mayor resistencia hacia los saqueadores con titulo de presidente, ministro, legislador o burócrata. Es una marea que puentea a los partidos políticos y está creando un monstruo que crece con cada día que pasa.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.