spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
32.7 C
Asunción

Campañas peligrosas
C

/

/

Cuidado con los consejos de “consultores” de cabotaje

 

Hay una incomprensible onda negativa en Internet que insta a desconocer la autoridad del Ministerio de Salud Pública y de la sociedad de pediatras respecto a la aplicación de vacunas anti COVID a adolescentes a partir de los 12 años. Algunos voceros de esta tendencia recomiendan a las familias guiarse sólo por lo que dice la Organización Mundial de la Salud al respecto y abstenerse de seguir el programa de vacunación lanzado por el programa ampliado de inmunización (PAI) puesto en marcha por el MSP en los colegios. Lo verdaderamente malo no es que se intente desautorizar al ministerio y al gremio de pediatras, sino que se lo hace con un lenguaje tremendista y apocalíptico. Nada produce más miedo en las personas que hacer anuncios siniestros sobre la salud de las personas.

¿Seguir sólo a la ONU? Nada menos que la ONU, que debe tener el record histórico de pifiadas en temas vinculados a la pandemia, desde el uso de barbijo hasta la recomendación de antivirales y de vacunas de los distintos laboratorios que largaron la carrera para producir inmunizantes en marzo de 2020. Con todo afecto a estos heraldos del desastre, paren la mano porque están metiendo la pata hasta la cintura. Veamos.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., que alguna autoridad mundial parece tener, autorizó la vacunación de adolescentes de 12 a 17 años desde principios de este mes con suero PfizerBioNtech, la misma vacuna, vale señalar, que se está aplicando a adolescentes de ese rango etario en el Paraguay. ¿Sabrán nuestros gurúes del apocalipsis algo que el CDC yanqui ignora?

Vayamos al viejo continente. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) autorizó en mayo pasado la vacunación de jóvenes de 12 a 15 años con suero Pfizer y de 12 a 17 con la vacuna Moderna. Es decir, ya llevan más de seis meses con ese programa de vacunación y no se han reportado casos de reacciones adversas. De nuevo; ¿nuestros chamanes telúricos del WhatsApp y el Facebook dominan algo que los europeos pasaron por alto?

Si estos “consultores de cabotaje”, a los cuales nadie les ha pedido consejo alguno, quieren dejarse guiar por el ideologizado staff de la ONU, allá ellos. Nosotros preferimos seguir el rumbo marcado por quienes saben en serio y que no juegan a la quiniela con la salud de las personas.

Seguí leyendo