miércoles, abril 24, 2024
23.8 C
Asunción

Cambiar la ecuación Estado-ciudadano

Comentario 3×3

Por Benjamín Fernández Bogado

Una de las cuestiones más dolientes y que deberíamos cambiar por completo es la ecuación en la relación ciudadano con el Estado. Aquí creemos que lo público no es de nadie, cuando en realidad es de todos y el Estado es simplemente el administrador del dinero de cada uno de nosotros. 

Eso tampoco entienden muy bien nuestros 350 mil empleados, y menos aquellos que elegimos cada 5 años. Hay una confrontación entre el Estado y el ciudadano que lleva a que cada uno busque engañar al otro y en esa situación se establezca una relación pérfida que conspira contra la economía, contra el manejo de las relaciones sociales, y tiene un profundo impacto sobre la democracia. 

El Estado debe ser el grupo de personas con mayor cualificación, austeridad y eficacia que administre nuestro dinero, y nosotros tendremos que colaborar con eso, haciendo que lo público sea resguardado y cuidado. 

Aquí cualquiera cree que cobrar un dinero por un tiempo no trabajado es un acto de picardía. En realidad, es un acto de villanía. También aquel que roba energía eléctrica, aquel que roba el agua corriente generada por la Essap y otras empresas públicas. 

El robar al Estado no se considera ningún tipo de delito, apenas un acto de justicia, dicen algunos, pero esto no puede continuar de esta forma. Hay que cambiar en los dos extremos, con un estado que realmente represente los verdaderos intereses de la ciudadanía para que se les parezca en su modo y forma de actuar, y también ciudadanos que estén a la altura del compromiso con lo público. Si no cambiamos esto, nada cambiará. 

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor