spot_imgspot_img
martes, noviembre 30, 2021
30.7 C
Asunción

Bolsonaro contra las cuerdas

En diciembre de este año llegamos a dos años desde el inicio de lo que es la pandemia de Covid-19 por el año en que se inició, así y todo desde el principio hasta ahora no hemos parado de escuchar, leer o ver noticias relativas a la pandemia desde cómo se inició, luego las trágicas cifras de infectados y fallecidos, el estado de sistemas de salud que en esta oportunidad para el Paraguay fue una ocasión lastimosamente a través de vidas que necesitaban óptima atención sanitaria para darnos cuenta lo que carecíamos. A su vez, concomitante a esto fue una llamada de atención a los gobiernos, dándose de baja a ministros, cambios en los gabinetes del ejecutivo de cada país. Mientras los hospitales iban sumando gente afectada que luego terminarían en la triste lista de caídos o quedarían internados a pelear por sus vidas.

Esta pandemia ayudó a ver de nuevo que desafortunadamente por la muerte de gente, el Estado en que se encontraban algunos países como Brasil, Estados Unidos e India que juntos suman la mayor cantidad de afectados por esta enfermedad a lo que llevó a sus parlamentos a evaluar y tomar una acción para intentar corregir lo que es tarde en algunos casos.

En Brasil su presidente Jair Bolsonaro es acusado de asesinato por el número de víctimas de Covid, dice el borrador del informe del Senado.

Los números hablan por sí solos, 21 millones de infectados, 603 mil muertes, cifras que no se detienen, sino continúan, ya sea por irresponsabilidad de la sociedad, falta de acción efectiva del ejecutivo o cómo dice el borrador de la acusación del parlamento al presidente es por la negligencia, la incompetencia y la oposición a la ciencia que impulsaron el número de muertos.

Que no termina allí, el borrador de la acusación califica como crimen del presidente brasileño quien ahora deberá responder a la acusación de su parlamento que así habla por su golpeado pueblo que continúa llorando sus pérdidas y velando por la salud de su familia y seres queridos.

Duras acusaciones
Mientras el esperar por la vida y salud ya se está volviendo en un verbo habitual del ser humano en esta pandemia, en realidad no podemos dar ese espacio de tiempo a algo que no llegará a su fin sin el trabajo colectivo dejando de lado a los gobernantes que tendrán siempre un espacio de maniobra limitado para dar solución a gente que ya no existe o se encuentra internada. Mientras Bolsonaro espera la decisión final y la gente en la calle grita su destitución.

El borrador del informe acusa al líder de extrema derecha de Brasil de un total de 11 crímenes, entre ellos crímenes de lesa humanidad, incitación al crimen y charlatanería, por su «obstinada» promoción de remedios ineficaces como el fármaco antipalúdico hidroxicloroquina.

Bolsonaro espera hasta la semana que viene para que el documento de 1078 páginas de acusación sea revisado y votado para determinar el juicio que se plantea en dicho registro que el martes 19 de octubre fue publicado por todos los medios de prensa para que el ciudadano brasilero conozca la situación que vive su presidente, quien quizá con esta experiencia se encuentre dudando volver a postularse o seguir relacionado con la política y volver a su cuartel donde el ex capitán pareciera tenerlo todo controlado.

Más del autor