miércoles, mayo 29, 2024
7.2 C
Asunción

Argentina, con rostro nuevo

Claramente los argentinos   tienen un nuevo presidente y gobierno en tiempos diferentes al de ayer. El socialismo en latinoamérica es ahora, cómo dice un amigo, “un pasado, pisado y olvidado”. Aunque veremos si la elección de un personaje singular resuelve los problemas.

Javier Milei lo definen como eso>  un “anarcocapitalista”, “ultraliberal” y caballero de la extrema derecha o aquel  el segmento del espectro político que afirma que determinados órdenes sociales y jerarquías son inevitables o deseables, apoyándose por lo general sobre la naturaleza humana, el derecho natural, la economía o la tradición.

Alguna vez ayer hace 60 años Argentina tuvo un presidente socialista de nombre Alfredo Palacios, cultura y estilos de vida de izquierda también existieron en un país que ha servido de referencia para muchos en sudamérica. 

Antes de Milei en otro importante país  de la región  el Brasil existió la presencia de un presidente ex militar, Jair Bolsonaro que hizo lo suyo o  intentó hacer en su periodo de gobierno que ha tenido sus momentos buenos y malos cómo cualquier régimen. Todo  sólo tiene sentido y éxito si está acompañado por el ciudadano que debe estar conectado a aquella “casta”, a la que alguna vez formó parte también Milei.

Administrar realidades

Ahora le toca despertar cada día ante la realidad de los hechos y desde la Casa Rosada en Buenos Aires deber’a  evaluar su trabajo y decidir qué hacer con un feroz sistema de personas que “viven” del Estado y según el primer mandatario, forman parte del recorte que traería más levedad y agilidad a un Estado que debe servir bien al ciudadano argentino que ha hablado y decidió por tener a un “loco” cómo su presidente. 

La historia en muchos lugares y momentos registra muchos errores del ciudadano que votó a favor de personas que resultaron ser fracasos en sus trabajos presidiendo sus países. Asi  fueron   Hitler, Mussolini u otras personas que han tenido participación en lamentables eventos cómo la segunda guerra mundial y desfases que no terminan en el presente sino tienen el riesgo de continuar en el tiempo con serios deseos de volver al poder. 

Esperamos desde Sudamérica no se den actitudes, expresiones o acciones nefastas de nuestros presidentes que deben aprender a trabajar juntos integrando sus capacidades, talentos y fuerza para juntos llegar a la victoria que solo alcanzan los equipos bien consolidados en cualquier deporte colectivo.  Los argentinos le ganaron a Brasil en el Maracana ayer pero el gran partido recien empieza el 10 de diciembre.

Más del autor