jueves, abril 25, 2024
22.9 C
Asunción

Aprender a comer

La industria de la alimentación se basa en responder las demandas del mercado de acuerdo a lo que este tenga cómo hábitos y gustos el consumir. Es importante alimentarse y hacerlo bien ya no es una novedad en este campo, existe una extensa lista de comida que debe ser tenida en cuenta para inmunizarnos, fortalecernos y hacernos lucir bien.

Lo que habitualmente está en la lista de prioridades alimenticias de médicos y nutricionistas son las verduras y frutas, que fueron las primeras comidas consumidas y trabajadas por el ser humano desde que este empezaba a habitar nuestro planeta y ahora, quizá algo tarde nos empezamos a dar cuenta de la importancia que tiene el comer bien para vivir bien.

Por esto se dan publicaciones en la red que se titulan; “La dieta mediterránea ‘puede reducir los ataques cardíacos en personas con mayor riesgo’”. Esta dieta está basada en Comidas a base de vegetales, con sólo pequeñas cantidades de carne de res y pollo. Más porciones de granos enteros, frutas y verduras frescas, nueces y legumbres. Los alimentos que en forma natural contienen cantidades altas de fibra.

Apuntar al mejor comer

Existe así mismo además de la extensa lista de alimentos un largo catálogo de dietas para responder no solo al hambre sino a problemas particulares, así también no está lejos de la verdad la frase que cita; “somos lo que comemos” que es asimismo una certeza porque nos convertimos en lo que comemos con frecuencia, para hacerlo más fácil seremos gordos  delgados si comemos lo justo y sano en los momentos que establecemos cómo una rutina prusiana. 

Lo que indica que no todo siempre está ligado a lo que comamos sino a cuánto, cómo y qué hagamos en el otro tiempo que tengamos ya no para comer más sino para mover el cuerpo y quemar calorías y ayudar a la mente a su vez se beneficia al tener el cuerpo activo en algun ejercicio fisico o lo que requiera de la fuerza humana para concretarlo cómo la limpieza u orden. 

Un estudio ha descubierto que la dieta mediterránea   puede beneficiar a cientos de millones de personas con obesidad, diabetes u otros factores de riesgo.

Iniciarse temprano

Por eso es fundamental recordar los consejos de nuestros padres, abuelos o responsables que desde temprano en nuestra vida insistían en comer nuestro caldo y/o ensalada. Que así cómo más arriba mencionaba que las verduras y frutas eran las primeras comidas del ser vivo, que es casi lo mismo notar el valor que tiene nuestro ayer para influir bien en nuestro hoy.

“Es fácil de hacer esta dieta: sólo asegúrese de comer muchas frutas y verduras, frijoles, lentejas, granos integrales, pescado, nueces y semillas, junto con algunos lácteos bajos en grasa y grasas de fuentes no saturadas como el aceite de oliva. También es importante comer menos carne procesada, sal y dulces”.

El nota resultados de nuestra comida en nosotros lleva tiempo y la frecuencia con que comamos algo. La vida no existe ni se sostiene si no aspiramos buen oxígeno, nos alimentamos bien o movemos nuestro cuerpo para, dónde o cómo sea. 

Esta dieta no ha empezado ni desarrollado nada cerca de Paraguay donde el régimen alimenticio es totalmente opuesto, más hoy día ya no importa la distancia, el lugar o lo que separe un lugar de otro sino el uso de la información que tengamos de cualquier lado, cualquiera y si la podemos interpretar para nuestro bien. 

Más del autor