spot_imgspot_img
lunes, diciembre 6, 2021
25.7 C
Asunción
InicioInternacionalesAl menos tres muertos y 20 heridos en un atentado suicida talibán...

Al menos tres muertos y 20 heridos en un atentado suicida talibán en Pakistán

Categoría

Fecha

(EFE)

Al menos tres personas murieron y otras 20 resultaron heridas este domingo en un atentado suicida contra un puesto de control de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán, en un ataque reivindicado por el principal grupo talibán del país.
«Hoy a las 7.30 (hora local, 4.30 GMT) un suicida que portaba bombas se lanzó contra un puesto de control», dijo a Efe un portavoz de Policía de la urbe, Gul Sher.
La fuente indicó que en el atentado murieron tres soldados del cuerpo fronterizo Frontier Corps y otras 20 personas resultaron heridas, entre ellas 16 militares.
Los heridos han sido trasladados a un hospital de la zona.
El principal grupo talibán paquistaní, el Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), reivindicó el atentado, según Sher.
El primer ministro paquistaní, Imran Khan, condenó el atentado suicida y ofreció sus condolencias a las familias de los fallecidos.
«Saludo a nuestras fuerzas de seguridad y el sacrificio que realizan para mantenernos seguros», afirmó en Twitter Khan.
Quetta es la capital de la provincia de Baluchistán, una de las regiones más conflictivas de Pakistán, con la presencia de grupos armados separatistas, facciones talibanas y grupos yihadistas.
A finales de abril, los talibanes paquistaníes mataron a cinco personas e hirieron a otras 15 en un hotel de lujo de Quetta, en una acción contra el embajador chino en Pakistán.
En otro ataque en junio, ocho personas murieron, cuatro de ellos soldados, y otras 13 resultaron heridas en el ataque de un grupo de insurgentes contra un puesto militar en Quetta.
La violencia terrorista ha disminuido notablemente en Pakistán desde que el Ejército lanzó una operación en las zonas tribales del noroeste en junio de 2014, que más tarde amplió al resto del país.
Pero en los últimos meses han aumentado los ataques de nuevo, coincidiendo con la llegada al poder en Afganistán de los talibanes afganos, que tomaron el control de Kabul a mediados de agosto.