spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
jueves, mayo 6, 2021
15 C
Asunción

2021, año de la resiliencia educativa
2

/

/

“Se viene un fin de año oscuro. Vamos a necesitar una reforma”. “Es un ministerio de charlatanes”. “No hay pensamiento autocrítico, no se escucha a la gente, se actúa a tontas y a locas”.

Tres definiciones lapidarias pertenecientes, respectivamente, al secretario general del Sindicato Nacional de Directores escolares, al asesor del Consejo Estudiantil Nacional y al presidente de FEDAPAR, el organismo que agrupa a padres de alumnos. Son tres representantes de estamentos gravitantes en la denominada comunidad educativa que, si honran a los estamentos en cuyo nombre actúan, están marcando un terreno futuro muy complicado para la educación.

Por ahora es difícil establecer diagnósticos ya que la pandemia ha venido a fragmentar el año académico y a dispersar sus pedazos, a duras penas rearmados por docentes voluntariosos, padres preocupados por el futuro de sus hijos y alumnos dispuestos, en su mayoría, a correr la aventura digital de salvar el año.

No hay experiencia previa en esto de las aulas cerradas, los alumnos y maestros en casa y los boletines de calificaciones vacíos y llenos de signos de interrogación.

Los últimos tres meses del calendario escolar tendrán que ser llenados con suposiciones mientras el proceso de enseñanza- aprendizaje se refugia en el universo digital, con herramientas que no han sido diseñadas para reemplazar la clase presencial, el contacto humano y la socialización, por el aislamiento forzoso y la teleeducación. Es absolutamente imposible dimensionar, por ahora, todo lo que este escenario produce, desde lo académico y lo humano, con tan brutal borrado de un año entero de actividades escolares.

Ya veníamos con un balance deficitario, con evaluaciones pre-pandemia bastante desalentadoras. ¿Qué quedará cuando la emergencia sanitaria sea levantada y las escuelas reabran sus puertas? Por el clima que se percibe a través de referentes del sistema educativo, no hay perspectivas a la vista de formar algo así como un super gabinete de crisis para evaluar daños, sopesar metodologías y planificar un 2021 dedicado a la resiliencia. ¿Nos estamos preparando para eso?

Tal parece que con “charlatanes y ausencia de pensamiento crítico” todo será muy difícil. ¿Alguien se decidirá a liderar el proceso en el MEC? Porque “a tontas y a locas” no se llega a ninguna parte.

Seguí leyendo