lunes, abril 22, 2024
28.5 C
Asunción

Siete promesas que deben hacer los candidatos al Congreso

  1. Decir a qué van. Pocos saben la importancia de un congreso en donde se proponen, reforman o se crean leyes. Donde se autorizan y revisan los dineros públicos. Donde se discuten los grandes temas nacionales. La historia nos demuestra que siempre son muy pocos legisladores los que sobresalen. Hay quienes nunca suben a tribuna a defender una causa o debatir un tema complejo. O simple. Y es que hay muchos candidatos que no saben qué es Congreso, y aún así quieren formar parte de él. 
  2. No solo ir a tomarse fotos. Las redes han creado una nueva generación de políticos: los políticos de pose para la foto. De la selfie. Esos que no hacen otra cosa que posar para la foto en sus oficinas, restaurantes, reuniones y recintos legislativos. No hay actividad pública o privada que no suban a la red. Si comen, corren, leen y trabajan hay siempre un auxiliar atento con el celular para la foto. 
  3. No ser frívolos. Los buenos sueldos siempre generan frivolidades en los políticos. La ropa, los cinturones, los zapatos y los accesorios de marca, son tentaciones inherentes al ejercicio del poder. Pero el Congreso no es una reunión de amigos o un coctel. Hay que tener seriedad. Evitar el chacoteo. A un Congreso no se va a divertirse. Ni a tomarse fotos como si fueran para las revistas de sociales. Usted representa al pueblo. No le ande con frivolidades a sus representados. 
  4. No emborracharse de poder. El poder es muy parecido al alcohol. En ocasiones produce un estado de exhalación y de inconsciencia. La realidad es espejismo y los espejismos engañan. Que no se le suba el poder. No cambie sus hábitos ni sus amigos. No renuncie a las rutinas que lo definen. No se sienta rico si no lo es. Ni famoso e inalcanzable. En la vida todo acaba sin remedio y el poder no es la excepción. 
  5. No aprobar leyes solo por aprobarlas. Existe en las cámaras un frenesí legislativo. Una euforia irracional por modificar y crear nuevas leyes solo para el récord legislativo personal. Para el informe anual del partido. Usted está para mejorar el derecho, no para destruirlo. O inflarlo. La inflación legislativa —aprobar sin ton ni son nuevas leyes- hace más difícil la aplicación del derecho. Tener muchas leyes no es necesariamente lo mejor.
  6. Volver a sus distritos. No olvide nunca quien le eligió. Vuelva con sus electores. Infórmeles. Ríndales cuentas. Escúchelos. Que no lo seduzcan los grandes banquetes a los que le invitarán. No se envuelva en la reuniones interminables e inútiles de la burocracia legislativa. Usted, al menos en teoría, es el representante del pueblo. Es un empleado del pueblo. Compórtese como tal. 
  7. Salirse del rebaño. Hágale caso a Nietzsche. No caiga en la comodidad de hacer lo que la mayoría hace, piensa y actúa. Tome distancia de sus líderes, de los dueños de los partidos. Tenga su propio criterio. No desaproveche la oportunidad de sobresalir. Si usted sigue a la mayoría mediocre que siempre hay en un congreso, su papel será irrelevante. 
Guadalupe Robles
Guadalupe Robles
Gerente de Relaciones Institucionales del Grupo Debate. Politólogo por la UAM. Doctor en Derecho de la Información. Profesor-Investigador. Lector disperso.

Más del autor