viernes, junio 21, 2024
28.1 C
Asunción

Siete consejos para la entrevista de prensa de un político

  1. Sepa que una entrevista es una guerra. Sí, la entrevista es una guerra intelectual y estratégica. Y siempre pone a prueba la inteligencia y preparación del político. También su astucia. Siempre tenga una estrategia para las posibles preguntas. Usted bien sabe qué le pueden preguntar. Entonces actúe en consecuencia. La política es discusión pública. Una entrevista es un debate político. Y los debates se ganan o se pierden.
  2. No se enoje. Si usted ejerce la política no se puede dejar llevar por la intolerancia. No espere de los medios preguntas cómodas. Por el contrario, considere las preguntas incómodas como una oportunidad. Demuestre qué tan inteligente es. No se enoje. Demuestre que tiene carácter, controlando su carácter. Además, atender a los medios es una de sus obligaciones políticas. Si usted se ofusca, pierde la pelea intelectual. Si se enoja por una pregunta, entonces ha ganado el reportero.
  3. Tenga reflejos. No siempre las entrevistas se llevan en un estudio o en una oficina. Usted tendrá que contestar en ocasiones en la banqueta o a la salida de un evento. Ahí se pondrán a prueba sus reflejos. Su sagacidad. Estas entrevistas informales son a veces las más difíciles. Y es cuando más errores se cometen al momento de contestar. Entrénese para ello también.
  4. Muestre serenidad. Cuide siempre sus expresiones corporales. Un político que aparenta serenidad, expresa poder. Control. Los símbolos fundamentales de la política. La política es un oficio histriónico. Usted es un actor escenificando un papel en el teatro de la vida pública. Pero no se confunda: la serenidad no debe esconder la pasión que exige la política.
  5. Esté preparado siempre. Son tiempos de datos. El mundo de hoy se mueve por datos analizados y convertidos en tesis. Tenga ideas claras. Prepare siempre sus defensas discursivas. Dese el tiempo de leer informes, leyes y declaraciones. Un político sin preparación, es un político a la deriva.
  6. No salga de su casa sin informarse. Aunque no le guste, la agenda la ponen los medios y las redes. Por eso, lo primero que un político debe hacer al levantarse, es informarse. Leer, escuchar y ver noticias. La política es comunicación. Sus asesores siempre le recomendarán que no se deje imponer la agenda de los medios: pero eso no se puede. La agenda siempre la imponen los medios. Y las redes.

7. No se lo tome personal. El periodista ejerce un trabajo. Y su trabajo es cuestionarle. Exigirle a usted que no dé respuestas ambiguas o políticamente correctas. El periodista buscará que usted hable con la verdad. O al menos, con una mentira inteligente. Le atajará sus evasivas. Siempre lo pondrá a prueba. Pero el periodista no es su enemigo. Él ejerce como usted, una profesión. Entonces, no se lo tome personal.  Si usted no soporta a los medios, no tiene nada que hacer en la política.

Guadalupe Robles
Guadalupe Robles
Gerente de Relaciones Institucionales del Grupo Debate. Politólogo por la UAM. Doctor en Derecho de la Información. Profesor-Investigador. Lector disperso.

Más del autor