lunes, mayo 20, 2024
12.1 C
Asunción

POLIARQUÍA

Por Guadalupe Robles

Siete consejos para diputados

1. Evite frivolidades. No ostente su posición de privilegio a través de sus redes. Los congresos no son espacios para tomarse selfies ni fotos de sociales. El cargo legislativo es un trabajo grave y serio. Tenga empatía. Recuerde que allá afuera, hay miles de desempleados y negocios en la ruina. Haga de su encargo una responsabilidad digna. Para eso está ahí. Para eso se le eligió.

2. Prepárese siempre para el debate. Esté siempre informado. Un legislador debe ser un estudioso. Un polemista. Un luchador de ideas y posiciones. Se debate en la tribuna, pero también en los medios y en las redes, en las mesas de familiares y de amigos. Lea y analice el impacto de las leyes. Los programas de gobierno. Analice las realidades sociales. Consulte opiniones. Conozca los contextos. Y sobre todo, escuche a la gente.

3. Póngase del lado de la gente más que de su partido. Si bien usted pertenece a una organización política a la que le debe disciplina, ponga por encima el interés de las personas y los grupos sociales que representa. La lealtad tiene prioridades y la suya es estar de lado de la gente.

4. Establezca muy bien sus prioridades de acción. Usted no lo puede resolver todo y andar en todos los temas a la vez. Si anda en todo, anda en nada. Cada quien tiene un perfil y una trayectoria. Enfóquese a ellos. Obvio: sin descuidar todos los demás temas.

5. Utilice sus redes para informar más que para promover su figura. La gente tiene que saber que están haciendo los congresos. Qué se discute, se aprueba o modifica. Y cómo impacta en la vida diaria. Evite informar sobre las reuniones de partido, las felicitaciones a sus líderes y los halagos a los jefes políticos. Todo ello forma parte una comunicación vieja y rancia.

6. Evite la inflación legislativa. La modificación o la creación de leyes, no es un juego de carreras. Usted no será más eficiente por el número de iniciativas que presente, más si éstas no son estrictamente indispensables. Cuando usted proponga una iniciativa no olvide contestar estas preguntas ¿Es necesaria? ¿A quiénes beneficia? ¿Cuánto costará implementarla? ¿Qué impactos y consecuencias tendrá?

7. Sea humilde de a deveras. Los cargos públicos y el poder son préstamos del pueblo. Pasan. Pasan. Nunca olvide sus orígenes. No cambie sus rutinas. No ignore a sus amigos ni se crea más que ellos. Que el cargo no le cambie el modo de andar.

Twitter @guadalupe2003

Guadalupe Robles
Guadalupe Robles
Gerente de Relaciones Institucionales del Grupo Debate. Politólogo por la UAM. Doctor en Derecho de la Información. Profesor-Investigador. Lector disperso.

Más del autor