spot_imgspot_img
EL CANDIDATO
jueves, septiembre 23, 2021
23.7 C
Asunción

Ojos y mente

Cada día aprendemos más en relación a la salud en estos tiempos de pandemia. Ahora aparecen nuevas revelaciones en torno a la salud mental y su relación con los problemas visuales. La ciencia en el apartado de salud va avanzando en relación a varios aspectos del misterioso cuerpo humano y el vínculo que se descubre existen entre los órganos que lo componen.

Ahora se trata de la relación entre la cabeza y los ojos. Sabemos que los sentidos están muy conectados porque todo lo escuchado, visto y sentido va registrándose en nuestro disco duro o cerebro que en el tiempo procesa la información para hacer uso de ella después de acuerdo a las necesidades.

Es clave entender que así cómo existen relaciones estas no serían realidad si las enfermedades atacasen nuestros órganos.

Nuevos hallazgos
Una investigación demuestra que millones de personas con afecciones oculares tienen mayor riesgo de demencia.

Lo que no implica aumentar el miedo al futuro sino un aviso a lo que podría existir y cual debe ser el estilo y ritmo de vida que debe tener una persona diagnosticada con problemas visuales.

El mayor factor de riesgo conocido de la demencia es el aumento de la edad; en la mayoría de los casos afecta a personas de 65 años o más.

Existen medicamentos que ayudan a regular la intensidad de la demencia cómo el donepezilo (Aricept), la rivastigmina (Exelon) y la galantamina (Razadyne), que actúan aumentando los niveles de un mensajero químico involucrado en la memoria y el razonamiento.

A su vez hay consejos que solo funcionan si van acompañados de una disciplina prusiana que son:
Una dieta equilibrada y preferiblemente baja en grasas saturadas.
Práctica habitual de ejercicio.
No fumar.
Evitar o moderar el consumo de alcohol.
Evitar el sobrepeso.
Evitar el estrés.

El ir avanzando en el tiempo implica enfrentarse a distintos problemas cómo la hipertensión arterial, las enfermedades cardíacas, la depresión y los accidentes cerebrovasculares, que son factores de riesgo aceptados para la demencia.

Las personas de edad al formar parte de la población con vida necesita compañía real que los motive a seguir con vida para que los problemas de salud que carguen se hagan más ligeros para continuar su existencia.

Más del autor