jueves, diciembre 8, 2022
37.7 C
Asunción
InicioEditorialInfantino pateó el tablero

Infantino pateó el tablero

Categoría

Fecha

El zar de la FIFA condenó el doble discurso de Europa sobre Qatar

Definiéndose como descendiente de inmigrantes, Gianni Infantino, el suizo nacionalizado italiano que gobierna la FIFA, trató de hipócritas a quienes desde Europa condenan el trato que los trabajadores inmigrantes reciben en Qatar, el emirato absoluto en el que hoy ha comenzado a rodar la pelota del Mundial 2022.

El zar del fútbol convocó ayer sábado 19 a todo el universo del periodismo deportivo destacado en Doha. Pero más que reunión de prensa fue una celada, ya que Infantino se embarcó en una encendida diatriba contra quienes critican duramente a Qatar por su política de derechos humanos, especialmente de quienes llegan desde Asia y África, principalmente, en busca de trabajo. 

“Europa debería pedir perdón por los últimos 300 años antes de dar lecciones morales” disparó Infantino. Fue un monólogo que duró casi 45 minutos que, arrancando con el tema de los derechos humanos, fue diseminándose como una mancha de aceite sobre todas las formas de discriminación. Fue muy impresionante su remate. “Hoy tengo sentimientos muy intensos -dijo-. Hoy me siento catarí, hoy me siento árabe, hoy me siento africano, hoy me siento gay, hoy me siento discapacitado, hoy me siento un trabajador inmigrante”. Cerrado su acalorado speech, Infantino abandonó el recinto sin admitir preguntas.

A la extensa lista de cargos formulados por el capo de la FIFA contra sus coterráneos y compatriotas de la Unión Europea, y ratificando su calificativo de hipócritas, añadiríamos la campaña despiadada de Europa por imponer a Sudamérica reglas ambientalistas basadas en puras hipótesis, como el Pacto del Metano. Si este absurdo acuerdo se aplicara, sería el comienzo de la decadencia de la producción agropecuaria, que es lo que precisamente ocurre en Europa. Cerrando el enfoque, el Mercosur es un modelo de producción sustentable que ya suministra el 30% de los alimentos demandados por el mundo. Más allá de toda su  propaganda sobre las energías renovables, Europa satisface el 77% de sus necesidades energéticas quemando petróleo, gas y carbón. Sin embargo, levanta el índice acusador contra un país como el Paraguay, que produce alimentos para 80 millones de personas con siembra directa, ganadería en su mayor parte a pasto y generando el 100% de energía con fuentes renovables. 

Infantino pateó el tablero. Y con razón. 

La hipocresía es pésima consejera.  

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.