Connect with us

Suscribirse

Editorial

Héroes civiles

Los que prepararon a la nación para una dura prueba

José Joaquín Lavado, conocido en el mundo de la cultura bajo el seudónimo artístico de Quino y en especial por su muy celebrada Mafalda,  hace reflexionar a su personaje sobre una particularidad de la historia: “¿El siglo pasado todos y este nada? ¿Será que los héroes vienen por siglo, uno sí y otro no?”. 

La historia de los héroes parece estar indisolublemente unida al estado de guerra. Las plazas y lugares públicos, en todo el mundo, están repletas de hombres –y muy pocas, contadas, mujeres- en pose triunfal, de pié o montados en briosos corceles y señalando algo a la distancia. Si el jinete murió en batalla, lleva los pies en los estribos, pero si murió en la cama, los tiene fuera; si el caballo está encabritado y sobre dos patas, significa acción… etc.

Pero volviendo al tema del comienzo, no siempre un héroe tiene que haber ganado batallas o muerto en una de ellas para alcanzar la categoría. También los hay en la vida civil, incluso siendo militares. 

Si el Paraguay pudo enfrentar la guerra del Chaco razonablemente equipado se debió a dos factores importantes: un presidente previsor y negociadores de gran integridad e inteligencia. La misión que llevaron a cabo en Europa Manlio Schenoni y Arturo Bray, los dos militares de carrera, le permitió al ejército, la aviación y la marina entrar en acción con el equipo adecuado: cañones, morteros, ametralladoras, fusiles, granadas, aviones, naves de guerra e incluso bayonetas, todo comprado a los mejores fabricantes europeos. 

Schenoni tenía autoridad delegada para gastar lo que fuera necesario. Y pagaba al contado. Esto movía a los proveedores a ofrecer sustanciales “comisiones” a los negociadores paraguayos. Arturo Bray recuerda en sus memorias que Schenoni las aceptó todas y de ellas rindió cuentas al Presidente Ayala, dinero con el cual se pudo seguir adquiriendo más equipo, en especial médico.

En aquellos días turbulentos, cuando Europa iba camino a su peor conflicto bélico, el Paraguay era una ignota nación perdida en la inmensidad de América del Sur. Sin embargo, en los influyentes mercados de armas, se lo conocía como “buen pagador, serio y confiable”. 

Prestigio logrado por hombres de gran integridad, verdaderos patriotas y héroes civiles, aun cuando vistieran uniforme militar.

 

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente