spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
30.7 C
Asunción

Engañados por sputnik

La palabra engaño en ruso es обманутый que se pronunciaría obmanutyy, y es como nos sentimos los que hemos sido inoculados con la primera dosis de la Sputnik y estamos en la deriva, en la incertidumbre. Ahora están en cuarentena nuestras vacunas porque la OMS encontró fallas en la producción rusa. Así que desafortunadamente nos hemos quedado sin completar nuestra inmunización con la esperada segunda dosis aunque ahora nos digan que la liberaron pero sin certificación internacional. Vamos a lo que Dios es grande.

El Ministerio de Salud hizo público un documento que dice que la segunda dosis estará en cuarentena luego que la OMS hiciera un viaje a Rusia para fiscalizar la producción de las dosis encontrando que prácticas que no son las mejores para la fabricación de un fármaco de tal importancia y por este motivo censura su exportación y utilización para evitar más problemas en la salud. Por lo tanto, debemos esperar cuarenta días más hasta que las dosis estén libres de riesgo para el mismo uso que fueron hechas con la primera dosis.

Paraguay no es el único país afectado por esta decisión de la OMS sino que si nos sumamos a Hungría, Eslovaquia, México, India, Argentina y otros países no tendremos la posibilidad de agilizar nuestra inmunización.

Solo queda rezar
Hemos quedado sin la segunda vacuna y la total inmunización que nos asegure la puerta llaveada al covid en nuestro organismo debe tener por irresponsabilidad de los fabricantes que dejan a más de medio millón paraguayos sin su segunda inoculación para el tiempo en que hemos sido convocados.

Los vacunados no queremos ser engañados y menos ser víctimas del covid. Los rusos no son confiables y lo demostraron de nuevo en este caso como los indios con la vacuna Covaxin. La falta de rigor, la corrupción en las entregas nos demuestran que estos países siguen muy rezagados en la seriedad que se reclama para transacciones tan delicadas como las de las vacunas.

Mientras tanto nos queda rezar y que funcione la vacuna rusa.

Más del autor