jueves, junio 20, 2024
28 C
Asunción

El huevo que debemos romper

Secretario General del Comité Central del Partido Comunista Paraguayo

 

El huevo ya existía antes de la gallina. Los dinosaurios ya ponían huevo. De ahí seguro que viene la gallina, papá, me decía mi hija de 7 años, hace unos días.

Indudablemente el huevo vino primero que la gallina. Y como origen que es, cuando hablamos de la corrupción, es bueno reflexionar e identificar al huevo que la parió.

Algunos dicen que la corrupción es parte de la naturaleza del ser humano. Es como si desde el surgimiento de la humanidad, el vicio de la corrupción haya existido en nuestros genes. Otra gente piensa que, dada su escandalosa presencia, somos los paraguayos quienes traemos la corrupción en nuestro ADN.

El huevo paridor de corrupción es la supremacía del individualismo y la propiedad privada como forma de organización productiva y de relacionamiento social. Es la errónea idea de creer que el trabajo individual es superior al trabajo colectivo. Ir de contramano a nuestra condición de ser social y a la necesidad de construir una con­vivencia pública y colectiva que reconozca nuestra individualidad a partir de nuestra condición de seres sociales es el gran problema. Y el modo de producción capitalista es el gran estimulador de esta equivocada forma de entendernos y de vivir en el mundo.

Y en el caso paraguayo, el genocidio de 1870 generó una reconstrucción social-pro­ductiva con raíz liberal en lo económico y conservadora en lo cultural. Esta nefasta mezcla se fue organizando a partir del dolor y la tristeza que la Triple Infamia generó con muerte, colonización y ultraje, vistiendo de complejo de inferioridad a nuestra identidad e idiosincrasia, llegando al oscurísimo periodo gobernado por Stroessner/ EEUU, donde aquella se terminó de moldear.

En ese contexto histórico debemos ubicar a la dictadura mafiosa que gobierna nues­tro país y es protagónica en el mundo. Ahí podemos entender cómo las patronales son, por regla general corruptas, y la política y los políticos, son la expresión de esa iniciativa privada. Y entonces saber que el FBI, la CIA y la DEA son estructuras pro­tectoras de la corrupción de los millonarios, así como la casi nula investigación cien­tífica siga siendo norma, como lo muestra la vil terna propuesta para el CONACYT.

La corruptela política es hija de la iniciativa empresarial corrupta y corruptora. De modo que romper ese huevo corruptor es la gran tarea. Solo un orden de producción social colectiva donde no existan explotadores podrá eliminar la corrupción y las ganas insaciables de dinero.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.

Más del autor