sábado, abril 13, 2024
23.8 C
Asunción

Educación a la vieja escuela

El título no hace alusión al contenido del programa académico sino a la forma con la que se imparten lecciones en el aula, espacio donde los estudiantes se encuentran con ciencias y su instructor, maestro o guía para que enseñe bien al alumnado. Hoy día con los cambios en el modelo  no muchos conocen que existieron en las aulas  castigos físicos y psicológicos que si volvieran a existir ahora estaríamos llenos de demandas a las instituciones. Además   los docentes que toquen al niño, adolescente o joven que no haya respondido bien una pregunta o que haya interrumpido la clase con una acción o actitud impertinente puede terminar muy mal. 

Me decía mi padre que a él le tocó ver a uno de sus compañeros suyos  usar “el bonete” de burro  y estar puesto en la esquina de su aula arrodillado sobre granos de maíz , haciendo ese gorro alusión a una persona ignorante o sin la capacidad de entender las normas de comportamiento en una clase o con un profesor en particular. Era humillante, ciertamente. 

Para evitar este tipo de dilemas en la escuela o colegio, algunos países cómo Inglaterra están volviendo al ayer cuando la disciplina, y toda su compañía era algo natural en las instituciones académicas.   Inspirados por el éxito académico de centros como la secundaria Michaela, en el noroeste de Londres, algunos directores están aplicando controles férreos sobre el comportamiento de los alumnos que deben estar controlados y enderezados si tienden a encorvarse hacia direcciones que no los ayuden o sirvan para el buen desarrollo de clases. Una tarea muy difícil de desarrollar si no existe interés o curiosidad en las lecciones.

Un modelo digno de imitar?

Para que ese comportamiento exista en Inglaterra están instituciones cómo la mencionada secundaria Michaela, que reúne casi todas las características de una academia militar, a diferencia que en la secundaria se insista en aprender bien ciencias y no tanto a destruir infraestructuras o vidas.

Todo en este lugar está ligado al reloj y se hace acorde a su velocidad y ritmo, aunque se lea aburrido, funciona y eso se ve en los resultados del alumnado en las calificaciones obtenidas en sus exámenes o evaluaciones de la conducta del estudiante en el aula, que destacan la utilidad de exigir puntualidad, orden y respeto al profesor cómo sus compañeros de clase  que no muestran molestias por tener que moverse en filas de un lugar a otro o ser guiados por ritmos marcados por el guía académico. Los días están marcados por rutinas estrictas y castigos por infracciones leves.

Debido al éxito de esta institución británica  otras ya se encuentran imitando sus métodos, marcando una regreso a las escuelas super estrictas en Inglaterra y quizá un retorno que puede expandirse por el mundo por el efecto que puede tener el internet bien usado cómo plataforma para aprender e imitar hábitos que pueden ayudar aunque para algunos sean un abuso a los derechos humanos o extralimites de lo docentes que deben limitarse a enseñar y no meterse con la  actitud del aprendiz. Es un ejemplo que vale la pena analizar y revisar nuestro modelo educativo que nos acabo en el penúltimo lugar a nivel mundial.

Más del autor