spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
24.7 C
Asunción

Culpables

El pasado martes nos inundó la noticia de un nuevo femicidio, está vez en la ciudad de Presidente Franco. Allí, María del Carmen Santacruz, una mujer de 20 años, era asesinada por su ex pareja de 32 años.

Y claro está que él es el gran culpable de su muerte, pero no el único. Y déjenme decir que esto comenzó hace años cuando María quedó embarazada a los 15 o 16 años, ahí comenzaron los culpables.

María era menor de edad y su pareja tenía en ese entonces 27 ó 28 años, ahí comienza el permiso y el visto bueno de familiares y sociedad, que ven con buenos ojos a una jovencita tener una relación con alguien mayor, aunque sea consensuada por ella. ¿Qué oportunidad, a esa edad, tenia María de entender lo que ella debía vivir? Luego el problema migra porque María era víctima de violencia por su ya ex pareja y padre de sus dos hijos. Quiso buscar ayuda y denunciarlo, pero esta ayuda le fue negada.

El lunes antes de morir, María acompañada de su cuñada, fue a pedir socorro a un juzgado de paz de Pdte. Franco, pidieron ayuda, sabían que este hombre la iba a matar, ¿qué recibió?, rechazo. Negaron tomarle la denuncia porque no tenía documentos, le dijeron que vuelva al día siguiente, sin importarles que podía pasarle.

María no pudo volver al día siguiente, esa misma noche LA MATARON.

Y ahí están los otros culpables, aquellos que por burocracia, sentados cómo- dos, le negaron salvarse y la llevaron a la muerte.

María es hoy una estadística, un número más, una de las 22 mujeres víctimas de femicidio en este 2021.

María dejó a una pequeña de cuatro años y a un bebé de sólo uno, que hoy lloran a una madre asesinada por el padre de ambos (que luego de acuchillarla se quitó la vida) y maltratada por un Estado ausente al que no le importan las víctimas, son solo un número.

Florencia Gismondi
Florencia Gismondi
Licenciada en Periodismo, Comunicadora, Conductora de TV y Radio. Amo el medioambiente, recicladora compulsiva. Madre 24/7, no duermo, pero intento que no se note.

Más del autor