Connect with us

Suscribirse

Historias

Conquistó el punto más alto de África

Rodrigo Muñoz es el paraguayo que llegó hasta la cima de la montaña Kilimanjaro. Un desafío que lo puso a prueba en todo momento, aquí te contamos su experiencia.

Fan de Indiana Jones desde pequeño, y actualmmente abogado, a sus 26 años se dio cuenta que la historia es su verdadera pasión. En un viaje a Perú recorriendo la selva Amazónica y el Machu Picchu descubrió que podía entrelazar sus dos amores, la historia y escalar montañas.

“En todos mis viajes trato de mezclar mucho lo que es historia y actividades de aventura”, expresó Rodrigo Muñoz, un joven paraguayo que logró llegar a la cima de la montaña de Tanzania en seis días.

La ruta que tomó se llama Machame y consiste en ir subiendo casi cinco mil metros en cuatro días con los respectivos descansos y aclimataciones para luego embarcarse a llegar a la cima.

Para Muñoz el momento en que sintió flaqueza fue al llegar al campamento Barafu, la última parada para llegar a la cima. ya con cuatro días de escala, menos quince grados y cansancio se empezó a resentir el cuerpo.

“Me dije: “Ya estas acá” y así salí de la carpa y comencé a subir a la cima. Quizás esa fue la caminata más dura de todo el viaje. A las 2 horas yo tenía los pies entumecidos, las manos súper frías y la cara congelada, pese a estar muy bien abrigado”, narró Rodrigo.

El guía lo controlaba de cerca y le ofreció volver al campamento porque el viaje le estaba costando bastante, pero Rodrigo sacó fuerza y siguió esa una hora de caminata hasta el primer pico del Kilimanjaro, el Stella Point.

Para cada uno es distinto

A cada persona se le manifiesta de manera distinta la experiencia, de acuerdo a su estado físico, a la altura, el frío y la mentalidad que cada uno posee.

“La principal recomendación que hacen los guías al subir el Kili es ir caminando “Pole Pole”, es decir despacio, despacio. Caminando así uno no se cansa tan rápido y se va adaptando más a la altura a medida que sube la montaña”, aconsejó.

Aunque por lo general lo que más se siente durante la subida es la falta de aire, agregó Muñoz.

Lágrimas de felicidad

El desafiarse a uno mismo y superar aquellas adversidades que hasta se consideraron imposible en cierto punto llevan a uno a emocionarse hasta las lágrimas. Ver el cartel de la primera cima a Rodrigo como a los demás excursionistas fue un momento único en sus vidas.

“Te agarra una sensación de como que todo ese esfuerzo, ese dolor que uno siente mientras está subiendo vale la pena porque llegaste. Alcanzaste la meta que te propusiste. Simplemente es felicidad pura”, aseveró Muñoz.

Desde el Stella Point hasta el punto final y más alto de África, Rodrigo se la pasó llorando, sin creer hasta dónde había llegado. Cuando vieron el segundo cartel todos empezaron a reír y gritar de alegría. “Yo no sé si mi cara me dolía por el frío o por la sonrisa que tenía”, comentó entre risas.

PRÓXIMO DESAFÍO

Otro destino que siempre le interesó es Pompeya, en Italia, una ciudad que quedó en ruinas tras la erupción del volcán Vesubio, monte y volcán activo que también desea explorar.

Sin embargo, un lugar un poco más cercano que también le atrae es el Aconcagua. “Esa montaña es mucho más técnica y claro, más alta que Kili. Llegar ahí, requiere mucho entrenamiento”, aseguró.

Por el momento, antes de intentar embarcarse a subir a otras montañas seguirá aprendiendo de este deporte que despierta una serie de sentimientos y experiencias positivas.

 

DATO 1: La montaña Kilimanjaro tiene una altura de 5.895 metros, el punto más alto en el continente africano.

DATO 2: El montañismo es un deporte que consiste en hacer excursiones en montañas donde se requiere de ciertas habilidades y conocimiento previo de la zona.

 

 

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente