Connect with us

Suscribirse

Editorial

Basura y calentamiento global

Lo que sí se re-calienta es la paciencia ciudadana

 

Un estudio de una universidad europea, citado por un referente local, sitúa al Paraguay entre los países peor preparados para sobrevivir los efectos del calentamiento global. Más allá del lenguaje apocalíptico que no nos deja muchas esperanzas, surgen algunos interrogantes. Citado por El Independiente, el consultor arguyó que como medida para mitigar el impacto del cambio climático, los municipios deben encargarse directamente de la disposición de basuras, “como es su atribución constitucional”.

El tema de la basura, más allá de su posible contribución al calentamiento global, lo que sí re-calienta es la paciencia de la ciudadanía. Claro que los municipios cumplen su “atribución constitucional”, sólo que la han convertido en un negocio de particulares. No hay intendencia, al menos del gran conurbano asunceno, que no cobre aparte la recolección de desperdicios. Con un detalle: llevan residuos hasta cierta cantidad por encima de la cual hay que “alentar” a los recolectores con algún extrita. De lo contrario, las bolsas se acumulan durante días enteros y el vecino se encuentra ante la disyuntiva de ser sepultado por la mugre… o ceder al chantaje. Municipio: ausente, salvo a la hora de repartirse los dividendos espurios. Lambaré se lleva el premio nobel en este tipo de extorsiones. Como en tantos otros aspectos, el tema de la disposición final de residuos domiciliarios y comerciales debe convertirse en una acción de Estado. Hay que arrancarle a los municipios esa “atribución constitucional” que ninguno, y repetimos, ninguno, sabe cumplir a cabalidad.

Se precisa una instancia intermedia que privilegie el factor de sanidad ambiental, antes incluso que el factor reciclado que puede venir a continuación una vez que el sistema imponga eficiencia y acabe con la corrupción. El gran Asunción produce hoy cantidad y –si se nos permite- calidad de desperdicios que puede cimentar el negocio de la disposición final pero en beneficio de la ciudadanía, no de unos cuantos sinvergüenzas para los que se dibujan licitaciones. No estamos contra de los recicladores, figuras indispensables, en mayor o menor medida, en todos los sistemas de disposición de basura. Sólo que su tarea debe encuadrarse en parámetros absolutamente prioritarios. Y esto es, salubridad ambiental. Ambas cosas pueden caminar juntas. Se requieren especialistas y un poco de decencia de gestión.

No te pierdas:

Paraguay acreedor

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente