Aceite de coco podría ser un aliado contra el Covid

804

El Consejo Filipino para la Investigación y el Desarrollo de la Salud (PCHRD, por sus siglas en inglés) ya ha comenzado ensayos clínicos en 56 pacientes. “Los resultados son muy prometedores, ya que puede ser un mecanismo clave para regular al alza la respuesta inmune contra la COVID-19”, indicó en un comunicado Jaime Montoya, director del PCHRD.

Los compuestos del aceite de coco virgen disminuyen entre un 60% y un 90% la carga viral del Covid-19. También han encontrado que refuerza la supervivencia celular, lo que implica que contribuye a fortalecer la respuesta del sistema inmune.

El Dr. Daniel Rivaldi, investigador del Departamento de Aplicaciones Industriales de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), explicó que la mayoría de las informaciones encontró sobre el uso de coco nucifera indican que contiene alta concentración de ácido láurico (componente del aceite) y se utiliza como alimento por sus propiedades nutricionales, actúa como antibacteriano y antiviral pero en estudios in vitro (en laboratorio).

“No debe ser aplicado en nariz, ni ser consumido sin control.  A partir del ácido láurico se pueden preparar compuestos que actúan como antimicrobiano, pero no se puede afirmar que combate el Covid. El estudio indica que además de refuerza la supervivencia celular, lo que implica que contribuye a reforzar la respuesta del sistema inmune. Esto significa que al consumir nutrientes (aceite, alimentos, ácido láurico) las células se fortalecen y consecuentemente, el sistema inmunológico se ve mejorado, pero no quiere decir que el aceite combate efectivamente el Covid”.

EL COCO MBOKAJA

Es importante aclarar que el tipo de coco que se menciona en la investigación no es el endémico del Paraguay, científicos nacionales mencionan que no hay garantías de nada.

«A partir del jabón común (producido a partir de aceites vegetales) que se encuentra en los supermercados se pueden eliminar bacterias y microrganismos, pero no necesariamente el aceite en sí es el responsable de la inhibición de estos. Existen referencias cientificas que indican que partiendo de monolaurato de glicerina (un derivado del aceite vegetal) se podría combatir algunas bacterias y virus, pero no se ha demonstrado aún su eficacia sobre el coronavirus», señaló el doctor.

El especialista señaló que infelizmente las industrias procesadoras de coco mbokaja (el nativo) en el país han disminuido en número sustancial. En la época de los 90 se tenía 15 o 16 industrias que fabricaban o extraían el aceite tanto dela pulpa como de la almendra, pues tienen diferentes composiciones y calidades que pueden ser utilizados no solo para la industria de la cosmética en la elaboración de jabones, sino para usos alimenticios.

“No hay incentivo en el país, no hay cultivo de coco mbokaja a nivel nacional, continúa siendo extractiva, o sea, uno se va y extrae del campo los frutos, no se tiene la cantidad ni la calidad de coco necesaria y esto hace que las industrias pierdan el interés y se vayan cerrando. Actualmente hay solo 6 plantas de coco que operan en Paraguay”, explicó el doctor.

Dijo que este año la recolección fue mayor porque mucha gente perdió su empleo, volvió al campo y llevaba a las fábricas estos cocos para que se procesaran, pero sí hay una situación crítica, no hay incentivo del Gobierno para que se cultive.

“Las industrias tienen mayor capacidad de procesamiento, pero no hay materia prima. Hay una ley para incentivar el cultivo, pero no se ve eso en la práctica. Con este se pueden buscar alternativas para hacer otros productos, además, genera fuentes de trabajo en la parte de la recolección”, aseguró el investigador de la UNA.

Por su parte, el Ing. Mario Smidt, investigador también del Departamento de Aplicaciones Industriales de la Facultad de Ciencias Químicas- UNA, explicó que hay una problemática de fondo, pues el recolector, por razones económicas, suele emigrar a las ciudades, motivo por el cual la colecta de esta materia prima se ve muy afectada y disminuida.

LA INVESTIGACIÓN

Ambos científicos trabajan con la Dra. Simone Favaro de la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuaria (EMBRAPA Agroenergía) en el desarrollo de alternativas tecnológicas para el procesamiento del coco mbocayá. A escala laboratorio y semi-piloto ya obtuvieron aceite de buena calidad por medio de métodos ambientalmente sostenibles y capaces de incrementar el volumen del producto extraído en más del 50%. En cuanto a la metodología de extracción se puede mencionar que fue realizada sin derivados del petróleo y con bajo gasto energético, lo que da sustentabilidad también al método.

El aceite de coco producido en Paraguay se extrae principalmente de la almendra, de forma tradicional por prensado, así como de la pulpa. Como el manejo aplicado al fruto después de su cosecha no es adecuado, el aceite de pulpa tiene baja calidad. Con la aplicación de nuevos métodos de extracción, la producción de aceite podrá incrementarse en más del 50% ya que se aprovecha también el aceite de pulpa.

Con los resultados del trabajo se pretende apoyar las iniciativas de implantación de negocios con el cocotero, aprovechando el fruto de forma más eficiente, generando mayor viabilidad económica con productos de mejor calidad y con sistemas de producción de bajo impacto sobre el ambiente.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí