spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
32.7 C
Asunción
InicioShowAudiovisualA todo o nada en Mosul

A todo o nada en Mosul

Categoría

Fecha

Una de las últimas películas que estre­nó Netflix antes de despedirse del 2020 fue Mosul, una cinta con tinte bélico que posee un poco de drama y acción.

El equipo detrás de escena lo conforman Joe y Anthony Rus­so, los hermanos que hicieron posible Avengers: Endgame en la producción, y Matthew Mi­chael Carnahan, guionista que incursiona por primera vez en el mundo de la dirección.

HISTORIA

Mosul es el nombre de la ter­cera ciudad en importancia de Irak, situada al norte del país. Esta película está basada en una historia real que sigue a un grupo de hombres que forman parte de un equipo SWAT, quienes luchan por recuperar el control de su ciudad, y si eso significa enfrentarse a terroris­tas, lo harán.

El filme inicia cuando un jo­ven policía de apellido Kawa, que está prestando sus servi­cios hace apenas seis meses, es reclutado por el mayor Jansem, un exdetective de homicidios, luego de ser rescatado y salva­do de una balacera callejera.

Este equipo SWAT está com­puesto por exmilitares y ex­policías que fueron víctimas o tienen familiares que lo fue­ron de los despiadados ataques del Estado Islámico o Daesh, por sus siglas en árabe, que se dedican a recorrer y patrullar las calles de la ciudad a bordo de camiones blindados. Algu­nos de ellos son Waleed, Amir y Kamal, quienes se convirtie­ron en una especie de familia.

Todos tienen una misión en común mientras van reco­rriendo la ciudad, pero tanto para el recién llegado, como para los espectadores que estén viendo la película, eso quedará en secreto hasta el final de la película.

Cabe destacar que la inspira­ción de esta propuesta original de Netflix fue el artículo titu­lado “The Desperate Battle to Destroy ISIS”, de Luke Mogel­son, publicado por The New Yorker en 2017.

El periodista reconstruye el ac­tuar de este equipo SWAT en una guerra sin cuartel que ya alcanzaba los tres años, en la que los policías no tenían casi nada más que perder o que no hubieran perdido ya, según re­lata el periódico La Diaria de Uruguay.