jueves, diciembre 8, 2022
37.7 C
Asunción
InicioActualidadUn periodismo más cerca de la gente

Un periodismo más cerca de la gente

Categoría

Fecha

Por el Prof. Dr. Carlos Alberto Di Franco

La política está siendo sacudida por un cambio cultural que, en todos los sitios, está transformando y subvirtiendo antiguos modelos y estructuras de poder. Partidos y políticos tradicionales van siendo reemplazados por outsiders. Se multiplican las sorpresas. El fenómeno revela el agotamiento de las ideologías dominantes y un claro cambio en el péndulo de la historia

Vivimos bajo el impacto, insisto, de un cambio cultural profundísimo. Ante eso nos caben dos actitudes: defensiva, reactiva, de mirar hacia atrás… o una actitud de lucha, proactiva, de mirar hacia adelante.

¿El periodismo está en crisis? No. El modelo de negócio está gravemente enfermo. ¿La publicidad tradicional volverá? No. ¿Qué hacer? ¿Mirar hacia atrás? No. Mirar hacia adelante y descubrir increíbles oportunidades.

Navegamos frenéticamente en el espacio virtual. Un torrente de estímulos dispersa la inteligencia. Nos volvemos rehenes de la superficialidad. Perdimos contexto y sensibilidad crítica. La fragmentación de los contenidos puede transmitir cierta sensación de libertad. No dependemos, aparentemente, de nadie. Somos los editores de nuestro diario personalizado. ¿Será verdad? No creo, sinceramente. Creo que hay una creciente nostalgia de contenidos editados con rigor, criterio y calidad técnica y ética. Hay una demanda reprimida de reportaje. Es necesario reinventar el periodismo y recuperar, en un contexto mucho más transparente e interactivo, el talento y la magia del periodismo de siempre. Es necesario mirar hacia atrás para dar saltos consistentes.

Periodismo sin alma y sin rigor: ese es el diagnóstico de una peligrosa enfermedad que contamina las redacciones. El consumidor no siente el pulso de la vida. Los reportajes no tienen olor del asfalto. Las empresas necesitan repensar sus modelos e invertir poderosamente en el corazón. Es necesario dar nuevo brillo al reportaje y al contenido bien editado, serio, exacto, imparcial. El prestigio de una publicación no es fruto del azar. Es una conquista diaria. La credibilidad no se edifica con descargas de adrenalina.

Es necesario contar buenas historias. Con transparencia y sin filtros ideológicos. El buen periodista ilumina la escena, el reportero manipulador construye la historia. En realidad, la imparcialidad se enfrenta al sabotaje de la manipulación deliberada, de la pereza profesional y de la incompetencia arrogante. Todos los manuales de redacción consagran la necesidad de escuchar los dos lados de un mismo tema. Pero algunos procedimientos, propios de opciones ideológicas invencibles, transforman un princípio formidable en un juego de apariencia.

La falsedad en la investigación de los hechos representa una de las más graves agresiones a la ética y a la calidad informativa. Artículos con enfoques previamente definidos en guetos sectarios buscan la complicidad de la imparcialidad aparente. La decisión de escuchar el otro lado no es honesta, no se apoya en la búsqueda de la verdad, sino en un artificio que transmite un simulacro de imparcialidad, una ficción de neutralidad. El asalto a la verdad culmina con una estrategia ejemplar: la repercusión selectiva. El pluralismo de fachada, hermético y dogmático, convoca a muchos expertos para declarar lo que el reportero quiere escuchar. Se mata a la noticia. Se crea una versión.

Se sucumbe, a menudo, a lo políticamente correcto. Ciertos artículos, aprisionados por clichés inconsistentes que desde hace mucho debían haber sido prohibidos en las redacciones, muestran el flagrante desajuste entre esas interpretaciones y la fuerza elocuente de los números y de los hechos. Resultado: la credibilidad, verdadero capital de un medio, se escurre por el sumidero de los prejuicios.

La precipitación y la falta de rigor son otros virus que amenazan la calidad. La incompetencia huye de las bases de datos. A falta de preguntas inteligentes, la dictadura de las comillas ocupa el lugar de la información. El periodismo de registro, burocrático y anodino, es el resultado final de una perversa patología: la falta de preparación de los reporteros y la obsesión de los editores con el cierre. Cuando los editores no forman a sus reporteros, cuando la calidad es expulsada por la dictadura del deadline, cuando las pautas periodísticas no nacen de la vida real, sino de editores anestesiados por el ambiente aséptico de las redacciones, es necesario tener el coraje de reinventar todos los procesos.

La crisis del periodismo está íntimamente relacionada con la pérdida de calidad del contenido, con el peligroso abandono de su vocación pública y con su equivocada transformación en producto más propio para el consumo privado. Es necesario recuperar el entusiasmo por el «viejo oficio». Es urgente invertir fuertemente en la formación y calificación de los profesionales. El periodismo no es máquina, tecnología, aunque el soporte de su contenido sea importantísimo. Su valor está en la información de alta calidad, el talento, el criterio, la ética, la innovación.

Sin periodismo público, independiente y cualificado, el futuro de la democracia es incierto y preocupante. El periodismo necesita recuperar la vibración de la vida, el cara a cara, el corazón y el alma.

El periodismo necesita hacer la lectura correcta de los acontecimientos. Es necesario informar con objetividad. Esclarecer los hechos sin la distorsión de los filtros ideológicos o partidarios. El poder mueve el mundo. Por eso, la batalla del pluralismo y de la libertad exige una correcta interpretación de lo que se oculta bajo la apariencia del hecho.

La observación no ingenua de lo cotidiano muestra que la política es teatro, escenificación, espectáculo marquetero. Hacer periodismo de calidad es no quedarse rehén de los actores del teatro del poder. Es cubrir los hechos. Con profundidad, claridad y capacidad de análisis.

Internet, Facebook, Twitter y todas las herramientas de comunicación que las tecnologías digitales nos ponen a disposición han cambiado la política y cambiarán el periodismo. Queramos o no.

La prensa de calidad, seria e independiente, es esencial para el futuro de la democracia. Y todo eso, realmente todo, depende de nuestro coraje y humildad para rever actitudes y entender nuevos contextos. Y para eso hay que ponderar y reflexionar.

Sin periodismo público, independiente y cualificado, el futuro de la democracia es incierto y complicado. Al mismo tiempo, la supervivencia de los medios tradicionales demanda un enfoque absoluto en la calidad de su contenido. La Internet es un fenómeno de desintermediación. ¿Y qué futuro aguarda los medios de comunicación, así como los partidos políticos y los sindicatos, en un mundo desintermediado? Sólo nos queda una salida: producir información de alta calidad técnica y ética. O hacemos periodismo de verdad, fiel a la realidad de los hechos, sin compromisos ideológicos, apoyado en la fuerza de una opinión equilibrada y calificada, verdaderamente fiscalizador de los poderes públicos y con excelencia en la prestación de servicio, o seremos descartados por consumidores cada vez más fascinados por el aparente autocontrol de la información en las plataformas digitales.

Militancia y periodismo no se combinan. Se trata de una mezcla quizá comprensible y legítima en los oscuros años de ausencia de libertad de prensa y de expresión, pero que ahora, en plena democracia, tiene la marca del retraso y el vestigio del sectarismo.

El militante no sabe que lo importante es saber escuchar. Se olvida, ofuscado por la arrogancia ideológica o por la niebla del partidismo, que las respuestas son siempre más importantes que las preguntas. Eso fue lo que sucedió en las elecciones estadounidenses. No se sintió el pulso del ciudadano común.

La gran sorpresa en el periodismo es descubrir que casi nunca una historia corresponde a lo que imaginábamos. El buen reportero es un curioso esencial, un profesional a quien se le paga para sorprenderse. ¿Puede haber algo más fascinante? El periodista ético escudriña la realidad, el profesional prejuicioso construye la historia.

Todos los manuales de redacción consagran la necesidad de escuchar los dos lados de un mismo tema. Se trata de un esfuerzo de imparcialidad mínimo e ineludible. Algunas desviaciones, sin embargo, transforman este princípio en un juego de escena.

Artículos con enfoques previamente definidos en guetos sectarios buscan la complicidad de la imparcialidad aparente. La decisión de escuchar el otro lado no es honesta, no se apoya en la búsqueda de la verdad. Es una estrategia.

El asalto a la verdad culmina con una táctica ejemplar: la repercusión selectiva. El pluralismo de fachada luego convoca a muchos expertos para declarar lo que el reportero quiere escuchar. Las personalidades entrevistadas avalan la «seriedad» del reportaje. Se mata el periodismo. Se crea la ideología.

Es necesario cubrir los hechos con una visión más profunda. Conviene huir de las trampas de lo políticamente correcto y del contrabando opinativo sembrado por los heraldos de las ideologías.

La precipitación y la falta de rigor son otros virus que amenazan la calidad de la información. El titular de impacto, opuesto al hecho o fuera del contexto del reportaje, transmite al consumidor la sensación de fraude.

Politización de la información, alejamiento de la realidad y falta de reportaje. He aquí el trípode que ha manchado la credibilidad de la prensa. La información es producida y procesada en un laboratorio sin vida. Falta mirar a los ojos de las personas, comprender sus demandas reales, nos gusten o no. El viejo y bueno reportaje ha sido reemplazado por la propaganda.

Se impone, creo yo, el ejercicio de la autocrítica. Y el firme propósito de revisar nuestros procesos y rectificar nuestros eventuales equívocos. Es mi visión de las cosas. Respeto, como es lógico, quien piense exactamente lo contrario. Los periódicos de credibilidad oxigenan la democracia.

El periodismo cae en trampas. Nuestra profesión enfrenta desafíos, riesgos y dificultades sin fin. Y ahí es donde vive la fascinación.

Gay Talese, uno de los fundadores del New Journalism (nuevo periodismo), una manera de describir la realidad con el cuidado, el talento y la belleza literaria de quien escribe una novela, es un crítico del periodismo sin alma y sin gracia. Su decepción con la calidad de ciertos medios puede parecer radical y superada. Pero no lo es. En realidad, Talese es un enamorado del periodismo de calidad. Y la buena información, independientemente de la plataforma, reclama talento, rigor y pasión.

Según Talese, la crisis del periodismo está íntimamente relacionada con el declive del reportaje clásico. «Creo que el periodismo, y no el Times, está siendo amenazado por internet», dijo Talese. «Y el principal motivo es que Internet hace que el trabajo de un periodista parezca fácil. Cuando enciendes el portátil en tu cocina, o en cualquier sitio, tienes la sensación de que estás conectado con el mundo. En Pekín, Barcelona o Nueva York … Todos están mirando a una pantalla de unos centímetros. Piensan que son periodistas, pero están allí sentados, y no en la calle. Su mundo está dentro de una habitación, su cabeza está en una pequeña pantalla, y ese es su universo. Cuando quieren saber algo, preguntan a Google. Están comprometidos sólo con las preguntas que hacen. No se chocan accidentalmente con nada que estimule a pensar o a imaginar. A veces, en nuestra profesión, no necesitas hacer preguntas. Sólo tienes que ir a las calles y mirar a la gente. Es ahí donde descubres la vida como ella realmente es vivida», observa Talese.

A menudo, olvidamos que los medios exitosos son aquellos que saben que su público, independientemente del rango de edad, está constituido por una masa numerosa, pero cada vez más huérfana de productos de calidad. En un momento de énfasis en el didactismo y en la prestación de servicios -estrategias útiles y necesarias-, defiendo la urgente necesidad de complicar las pautas. El consumidor que necesitamos conquistar no quiere lo que puede conseguir en internet. Él quiere calidad informativa: el texto elegante, la materia profundizada, el análisis que le ayude, efectivamente, a tomar decisiones. También quiere más rigor y menos complicidad con unanimidades ideológicas.

La fórmula de Talese demanda fuerte cualificación profesional: «Mi concepción del periodismo siempre ha sido la misma. Es descubrir historias que vale la pena contar. Lo que está fuera de los estándares y es, por lo tanto, desconocido. Y presentar esta historia de una manera que ningún bloguero puede hacer. La noticia tiene que ser escrita como una ficción, para ser leída con placer. Los periodistas tienen que escribir tan bien como los novelistas». Es un magnífico consejo y un gran reto para la conquista de nuevos lectores: garra, elegancia, rigor, relevancia.

Nuestro problema no es la falta de mercado, sino la incapacidad de conquistar una multitud de nuevos consumidores. Nadie se resiste al reportaje inteligente y creativo. En mis experiencias de consultoría veo el florecimiento de nuevos consumidores en terrenos aparentemente áridos y pedregosos. El problema no está en la competencia de otros medios, aunque ella exista y no deba ser subestimada, sino en nuestra incapacidad de sorprender y emocionar al lector. Los medios periodísticos, prisioneros de las reglas dictadas por el marketing, son parecidos, previsibles y, en consecuencia, aburridos.

La revalorización del reportaje y la revitalización del periodismo analítico deben estar entre las prioridades estratégicas. Es necesario encantar al consumidor con artículos que rompan con la monotonía del periodismo declaratorio. Menos oficialismo y más vida. Menos comillas y más investigación. Menos frivolidad y más consistencia. Además, los consumidores están cansados del negativismo de la prensa. La óptica periodística lo es, y lo debe ser, fiscalizadora. Pero hay que reservar espacio para las buenas notícias. También las hay. Y venden el producto. El consumidor que alaba a la denuncia verdadera es el mismo a quien le enfada el catastrofismo que domina muchos de los periódicos.

El papel de la información en el complicado momento que vivimos muestra una cosa: el periodismo está más vivo que nunca. Y la democracia depende de la calidad y la independencia de los medios.

Muchas gracias.

Equipo Periodistico
Equipo Periodistico
Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, John Walter Ferrari, Víctor Ortiz.