spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
30.7 C
Asunción

La eterna lucha por la igualdad

Las condiciones de vida para las mujeres en todo el mundo no han sido fáciles. Han tenido que ganar derechos a pulso. Comenzaron a votar mucho después que los hombres  y hoy casi en todos las actividades cobran menos salarios por iguales tareas. Es difícil todavía ser mujer y más todavía en los países musulmanes.

La condición humana posee dos géneros que deben existir en el mismo lugar o planeta de manera equilibrada sin que ninguno sufra la imposición de uno sobre otro por no ir con su forma de pensar o creer.

Cómo ser humano tenemos suficiente tiempo sobre la faz de la tierra que ya debemos entender luego varias conquistas en el campo político y social la inclusión de personas de distinto género,  color,  estatura  y forma de pensar o creer.  No está mal el dar lugar al ingreso de varias personas en un sistema o proyecto para hacerlo mejor siempre. Dos cabezas piensan mejor que una, me decía una profesora de primaria. Por esto no importa cómo te veas el solo hecho de pensar y aplicar tus ideas para mejorar una iniciativa ya es suficiente.

Cambios radicales
En Afganistán   al instalarse en el poder, los talibanes han intentado proyectar una imagen de apertura, prometiendo paz y prosperidad para los afganos y respeto a las mujeres. Lo que no fue conocido en el pasado y fue considerado un  abuso contra la condición de ser mujer.  Como siempre en los  discursos políticos existen siempre promesas maquilladas para hacer atractivas las propuestas políticas cómo lo que dijo el portavoz del gobierno afgano resaltando que garantizaran que no habrá violencia contra las mujeres”. Y añadió: “no se permitirá ningún prejuicio contra las mujeres” donde la gran mayoría  viene pasando un vía crucis en su país donde la consideraciòn hacia ellas siempre ha sido de desprecio, represiòn y fuerza.

Si bien han pasado casi 20 años desde que los talibanes ocuparon por última vez el poder en Afganistán, aún está fresca la memoria de las imposiciones de los militantes islámicos a niñas y mujeres en los años noventa: prohibiciones de trabajar y estudiar.

El tiempo dirá
Entre otras condiciones ridículas para circular con “libertad”  las mujeres deben ir cubiertas el cuerpo  casi por conpleto por imposición religiosa en la interpretaciòn de los “alumnos del Islam” como se definen a los talibantes.

Veremos si hay un cambio en la visión de los talibanes 2.0 o es lo mismo ya conocido desde 1996 a 2001 cuando gobernaron ese país con puño de hierro. Las mujeres vuelven a ser sujetos de atención no solo locales sino por sobre todo internacionales. Ellas vivieron ya en otros ambientes y con otras libertades por lo que la tensión con las costumbres rígidas no estará exenta de conflictos.

Las mujeres occidentales que avanzaron mucho y que todavía tienen fronteras que derribar miran con estupor y asombro la realidad que atraviesan las mujeres afganas. Veremos si hay un cambio de los talibanes hacia ella. Pocos confían en que así sea.

Más del autor