jueves, mayo 30, 2024
22.7 C
Asunción

La educación que nos toca

Miramos hacia atrás y la añoranza de las escuelas con sus maestras, los dictados, el deletreo, los libros que fueron buenos pero pocos, el respeto hacia los docentes son aspectos que nos ayudan a caer en la maldita pero inevitable comparación con nuestra actual realidad.

Puedo contarles y compartiremos muchas anécdotas que marcaron una época y nos preparábamos (aquellos que tenemos más de 35 años) para recibir una nueva etapa de las cuales pensábamos que iba a ser mucho mejor.

Hace algunos días lo escuché al Diputado Sebastián Villarejo decir que los libros que utilicen los estudiantes en aula deberían de ser como antes. Eso me revolvió aún más los recuerdos de los días en clases y no puedo evitar hacerme la siguiente interrogación: Hoy, en serio estamos peor?

Estamos sumergiéndonos en el fondo oscuro de un debate que no tiene luz. Qué tipo de educación debemos de diseñar? Y lo peor de todo, quienes son los que deben de guiarnos para salir de la cultura de la ignorancia (si es que la ignorancia ya es algo cultural que nos va matando día a día).

El primer paso ya está. Nos dimos cuenta que nuestra sistema educativo es un fracaso y el método fue demasiado eficiente que nos ha marcado una incómoda y triste realidad. Desde ahora, nos invitamos a pensar en qué tipo de educación nos llevará a ver la luz en algunas décadas, pero no es menos importante saber quiénes son los que nos llevaran a eso. Y ahí tengo miedo. No quiero pecar de pesimista, pero la clase política que tenemos es consecuencia de la educación que nos toca.

Columnistas
Columnistas
Expertos en Historias urbanas.

Más del autor