spot_img
spot_imgspot_img
domingo, junio 26, 2022
14.7 C
Asunción

La Constitución: 30 años después

No tenemos tradición democrática. Nuestras constituciones las escribieron tiranos o muertos. La actual es la primera que fue redactada en tiempos de libertad y democracia.
En sus varias páginas se condensa el país que queremos. Este documento no está para ocupar un lugar en el estante de instituciones, bibliotecas u hogares sino debe vivir en el corazón de cada paraguayo de bien Ese conjunto de páginas se denomina Constitución Nacional, allí se establecen las normas que debemos respetar y conocer para lograr vivir en armonía en un país que hasta el año 1992 se regía bajo las normas de una constitución autoritaria del año 1967 que fue reformada en 1973 para reelegir indefinidamente a Stroessner.

25 años después se convocaron en democracia un grupo de 198 constituyentes en junio de 1992 luego de una dictadura de 35 años para establecer las normas que deberíamos saber, conocer, aplicar y respetar todos los paraguayos si pretendemos vivir bien en una democracia que en Paraguay empezaba tres añs antes 1989, cuando el tirano
Alfredo Stroessner fue derrocado t

Un documento para la historia
El 21 de junio de 1992 se promulgó la nueva Carta Magna que se divide en dos partes: parte 1: de las declaraciones fundamentales, de los derechos, de los deberes y de las garantías. parte 2: de la estructura y de la organización del estado.

Entre sus características se destaca que; -toda persona tiene el derecho a ser protegida en su libertad y en su seguridad. Nadie está obligado a hacer lo que la ley no ordena ni privado de lo que ella no prohíbe.
están proscritas la esclavitud, las servidumbres personales y la trata de personas. la ley podrá establecer cargas sociales en favor del estado.
su carácter político es pactista.

La Constitución permitió iniciar la transición hacia la democracia y sentar las bases de un modelo de estado moderno social de derecho basado en el respeto a la dignidad humana, poniendo firmeza institucional al limitar poderes del estado y centrar anhelos colectivos en construir el sueño de un mejor país para todos.

Claramente se lee en este documento que el Paraguay se constituye en “Estado social de derecho, unitario, indivisible, y descentralizado en la forma que se establecen esta Constitución y las leyes”, determinando así los parámetros, reglas y referencias no de ningún juego sino algo parecido que sin límites terminaría en un desorden y ayudaría a un grupo en particular dejando al dueño o verdadero administrador del poder del demos sin dejarlo a un lado y sin los privilegios para nadie.

Por eso no solo se encuentra cómo importante el conocer y recordar la fecha de su cumpleaños número 30 y es un buen tiempo para conocerla y respetarla. Esa es nuestra misión y compromiso en esta semana que se celebran sus tres décadas.

Más del autor