martes, enero 31, 2023
24.7 C
Asunción

JAPU

El título hace referencia a una palabra que en guaraní significa mentira pronunciando la j como y, y no tiene porque formar parte en la vida de nadie en el mundo en ninguna esfera o momento, trabajo o experiencia política. Esto tiene impacto en el relacionamiento de las personas de forma muy dramática y penosa. 

Lo único que une y afianza las relaciones humanas  es la verdad nunca la mentira. y donde sea que estas sean importantes para todos como la política, una donde es habitual testimoniar de mentiras en las campañas proselitistas que no se cumplen si el candidato es elegido.

La  palabra mentira o en guaraní japu es  la que me conecta con un trabajo del cantautor venezolano Ricardo Arjona titulado “mentiroso”, una canción que empieza así: “Yo no quería mentir, me hiciste un mentiroso Hoy digo lo que tu quieres oir como un acto piadoso” dice parte de la lírica. 

La mentira en cualquier esfera humana de trabajo está penada y castigada por las normas que la rijan porque no va con lo que se desea construir para lograr lo más importante que puede sostener a cualquier organización, empresa o institución que es la confianza. Según escritores y pensadores españoles como Francisco J. Perez Latre en su libro “Crisis de confianza, el descrédito de los medios” esto tiene impacto sobre los tradicionales medios de comunicación. La percepción de que los medios mienten se ha instalado en la sociedad actualmente. 

Alto costo para todos.

El libro del académico de la Universidad de Navarra  Perez Latre trata sobre la fragmentación de la sociedad por las crisis económicas que trajo consigo una serie de problemas sociales sobre todo por la falta de confianza hacia bancos, medios de comunicación,políticos y lo que sea que deba estar ligada a la verdad, palabra que desgraciadamente no se destaca en tiempos en que las “promesas políticas” deben ser pronunciadas con una plataforma de sólidos planes para alcanzar los objetivos planteados.

El domingo de este último mes los partidos políticos tendrán sus internas donde elegirán al candidato que los representará en las  nacionales del próximo año. 

 

El mentir tiene serias sanciones establecidas por la ley que pueden ser hasta perder la libertad, comodidades, empleo y castigos financieros para recordar y dejar precedentes de lo malo que puede ser el comportarse o existir como deshonestos.

El libro mencionado investiga con perspectiva multidisciplinar la trayectoria de la confianza desde 2007 y ofrece propuestas para recuperar un elemento vital de las relaciones entre personas, empresas, instituciones y gobiernos.

Y aunque no haga referencia directa a la mentira o japu si menciona casos como lo que existió con UBER, que como sea intentó hacer su negocio en distintos países sino mintiendo y sostenido con coimas y lo que no esperábamos que exista  como mecanismo  una empresa americana que vale mucho dinero.

Recuperar la verdad

Puede ser uno de los motivos que exista este incómodo japu, mentira, chapucería, bola, engaño o embuste que no debe ser expuesto o dicho en grandes círculos sociales que debemos estar atentos a lo dicho por candidatos cuando tengan la palabra donde sea que pretendan buscar o encontrar votos que los lleve al lugar que anhela todo candidato. La mentira empobrece la política y la democracia en general. 

Nuestros mandatarios y nosotros sus mandantes tampoco debemos ser mentirosos o promover dicha actitud donde sea que seamos la referencia de buenas actitudes humanas que sirven sino para el presente si para el futuro. Tiempo importante que debe ser cuidado con buenas actitudes para tener siempre atentos vigilantes de lo que se dijo se iba a hacer y no se hizo porque existen herramientas no solo para perder el tiempo sino para registrar y guardar textos, fotografías y hasta videos que testimonian promesas que no han sido cumplidas. Los medios de comunicación que según Perez Latre también pierden audiencia e ingreso por no publicar lo que le da el privilegio y derecho de comunicar al ciudadano que merece siempre respeto y no tener como candidatos a personas que hayan robado o hayan estado involucrados en actos parecidos al hurto o falacias que no construyen nada sino destruyen todo.

Todo esto implica cambiar el japu o la mentira por el uso de la verdad o lo que pueda ser probado científicamente o por experiencias positivas. La verdad os hará libres dice la Biblia y tiene razón. Nos hemos enamorado y encarcelado en la mentira.

Más del autor