miércoles, febrero 8, 2023
36.7 C
Asunción
spot_imgspot_img
InicioSexplícitxEs imposible que no sientas nada

Es imposible que no sientas nada

Categoría

Fecha

¿Te ha pasado alguna vez que intentaste masturbarte y paraste porque «no puedes sentir nada de nada»? Esta es una situación recurrente y ante la cual muchas mujeres visitan las consultas de sus terapeutas sexuales.

El estrés y la ansiedad del día a día nos llevan a querer ir deprisa en todo lo que hacemos. Tu cuerpo tiene un ritmo y tu cabeza puede llegar a ir más rápido que él, según los especialistas, pero para poder ejecutar tus ideas tienes que conseguir que vayan al mismo tiempo.

¿Qué tiene que ver todo esto con la masturbación? Es imposible que consigas masturbarte a gusto si no te relajas. En el caso de las mujeres, cabe señalar que, según ha planteado en sus redes la Dra. Mónica Aranda, sexóloga y terapeuta sexual, el clítoris es una zona sensible, pero existen muchas terminaciones nerviosas, por tanto es imposible no sentir nada.

La doctora aconsejó a la hora de masturbarse despejar la mente, disfrutar el momento, centrarse en las sensaciones y en la fantasía, sentir la piel y concentrarse en lo que cada uno sentimos.

«La vulva está repleta de terminaciones nerviosas. Si encendemos ese motorcito del deseo con la nafta que son las fantasías, seguro algo sentirás. Te recuerdo que para autoestimularse hace falta tiempo, estímulo adecuado, andá buscando el tuyo, y la mente y el cuerpo predispuestos», dijo la especialista.

Por otro lado y a decir del diario Extra, de Costa Rica, tradicionalmente se ha entendido que las zonas genitales son áreas muy delicadas y que las caricias deben ser tenues y cuidadosas, sin embargo, en algunas mujeres se requieren estímulos muy enérgicos y fuertes sobre todo en el área del clítoris, de manera que es recomendable probar para encontrar la caricia exacta.

Recordemos que toda mujer está en capacidad de sentir y disfrutar de la sexualidad.

(Según el sitio Psicología y Mente)

Razones para masturbarse:

Te hace más feliz al liberar neuroquímicos como las endorfinas.
Te ayuda a mejorar las relaciones sexuales al trabajar los músculos pélvicos.
Te permite luchar contra el cáncer
Funciona como analgésico que ayuda en los dolores menstruales.
Mejora el sueño gracias a la liberación de endorfinas y serotonina.
Favorece la relajación y el bienestar.
Es bueno para el autodescubrimiento y para mejorar la autoconfianza de uno mismo respecto al sexo.
Mantiene los genitales sanos
Fortalece el sistema inmunológico.

10 técnicas para masturbarte:

1. De arriba abajo
La primera técnica de masturbación es muy simple. Debes centrarte en el clítoris y tocarlo con el dedo, luego comienza a frotar de arriba y hacia abajo.

2. La caricia larga y lenta
Usando uno o más dedos, desliza de forma ligera y suave por el centro de tu vagina y el clítoris, de abajo hacia arriba con un recorrido largo.

3. De lado a lado
También puedes intentar cambiar de dirección en cuanto a los movimientos, empezando por tu clítoris y frotando de un lado a otro.

4. Movimiento circular con todos los dedos
Otro tipo de movimiento que puedes realizar es en forma de círculo. De hecho, esta técnica de masturbación es de las más utilizadas y eficaces.

5. Chorro de la ducha
Si todavía no has utilizado el chorro de la ducha o el grifo no sabes lo que te estás perdiendo. Es cierto que es una técnica de masturbación sin dedos, pero provoca una increíble sensación.

6. En la bañera
Si no eres de ducharte y prefieres un baño relajante, también puedes llevarte tus juguetitos a la bañera o tocarte de diferentes maneras.

7. Toalla enrollada
Otra variación de la técnica anterior es coger una toalla y enrollarla para después colocarla sobre una silla. Una vez colocada, puedes sentarte encima y frotar y restregar para sentir un gran placer.

8. El apretón
El apretón consiste en presionar el clítoris con el dedo índice y el pulgar. Después puedes realizar movimientos repetitivos alrededor de éste, por ejemplo, mientras un dedo va para un lado el otro va para el otro.

9. Penetración
Acostada en la cama, levanta las rodillas y abre las piernas. En esta posición, puedes penetrar tu vagina con el dedo medio y el índice para simular la penetración de un pene. Una vez dentro, puedes estimular el punto G, que se encuentra en la parte superior de la vagina, a unos 5 centímetros de la entrada.

10. Piernas cruzadas
Puedes acostarte y relajar las piernas. Después, aprieta los muslos y pon los dedos de los pies en punta, cruzados… Utiliza tus rodillas para subir y bajar. Mantén tu vagina apretada mientras notas la estimulación.