spot_imgspot_img
sábado, diciembre 4, 2021
20.7 C
Asunción

Educación distante y mala

Estamos en medio de la llamada “transformación educativa” que sustituirá la “reforma educativa” de comienzos de la transición que todos consideran un reverendo fracaso pero que catapultó a Duarte Frutos a la presidencia.

La palabra educar Educar: Del latín educare, proviene de educere, que se divide en: ex: (fuera de) y ducere (guiar, conducir).

La educación es algo de lo que hablamos y escuchamos siempre, y no nos guiamos ni conducimos a la salida de la mediocridad e ignorancia que nos continua  encaminando al fracaso en varios campos que nos deben ayudar a evolucionar y no hundirnos en la ignorancia.

Experiencias  singulares
El periodista y escritor español David Jimenez reaparece  con un artículo sobre educación publicado por el New York Times donde no habla del problema que encontró en  el modelo educativo de España que hace énfasis en los permanentes exámenes donde el maestro disfruta de torturar a los alumnos con pruebas y muestra su orgullo de aplazar a muchos.

En el artículo relata que  educación en nuestra Madre Patria: España en el que el guiar la salida de la mediocridad es difícil por  distintos factores cómo el exceso de pruebas o exámenes, que no son otra cosa que el sistema crea dolores de cabeza del educando pero no le desarrolla capacidades críticas e innovadoras.

Muy lejos de la excelencia
Soy producto de la reforma educativa que tuvo cómo propósito cambiar la matriz pero que nos llenó de materias y de exámenes que no nos ayudaron a mejorar nuestras capacidades vitales en materia educativa. Una generación completa se perdió en este proceso.Lo que  esperamos es  ver buenas guías o conducciones  para mejorar notablemente el producto que hasta ahora ha mostrado una notable mediocridad.

Los españoles están descontentos con la calidad de su educación y miran de reojo el éxito de su vecino más pobre: Portugal y muy lejos del modelo de éxito de Finlandia. Aquí no tenemos buenos ejemplos cercanos que imitar y los niveles del debate sobre el futuro educativo resultan ser muy escasamente relevantes. Tiene que haber una política que supere a los gobiernos de ocasión. Requerimos un pacto educativo orientado hacia la calidad. Lo interesante de España es que han reintroducido el énfasis en cuestiones cívicas aunque han colocado extrañamente una perspectiva de género en la enseñanza de las matemáticas.

Mucho por aprender y aplicar en materia educativa en un país como el nuestro con los peores indicadores en ese aspecto.

Más del autor