spot_imgspot_img
jueves, diciembre 2, 2021
32.7 C
Asunción

Corrupción asfixiante

Esta es la época del año en la que se renuevan contratos y hay ofertas de todo tipo, sobre todo en el sector privado. En medio de la pandemia, es claro que Paraguay fue uno de los países menos golpeados, sobre todo en ciertos sectores, en los que incluso se facturó más que en 2019. Es la historia de un país con varios otros países adentro. Uno en el que es evidente la abundancia y cómo circula «plata» (que además habrá cada vez más), mientras la infraestructura y los servicios públicos tienen estándares africanos. 

La postal es desconcertante. Hay un grupo creciente de profesionales de clase media que van pudiendo acceder a condiciones de vida cada vez más parecidas a las del mundo desarrollado, pero que viven en un entorno que remite más a Burundi que a la copia de Miami que quisieran.

La pregunta es ¿Por qué este contraste tan grande entre el avance del sector privado nacional y la gestión de nuestro gobierno?. La respuesta es simple: la corrupción y el blindaje de la justicia. 

El costo de cada medicamento caro, cada operación cancelada, cada máquina de quimioterapia sin arreglar está en cada ruta sobrefacturada o en cada licitación digitada para poder hacer el «reparto». Y el sistema se retroalimenta. A través de ese dinero del que disponen sin ningún tipo de limitación real, sostienen el aparato que, al momento de votar, convierten en arma electoral. El Partido Colorado arranca cada elección con una ventaja de cientos de miles de votos de funcionarios que no votan precisamente Lista 1 por convicción, sino por la comodidad de no perder ese puestito en el Estado. 

La corrupción es endémica en Paraguay, pero está llegando a niveles en los que empieza a ahogar. Ya no es ese país donde solo importaba matar el hambre y que era eminentemente rural, por lo tanto las masas estaban lejos del poder real en Asunción. Hoy están muy cerca y se les está haciendo muy difícil todo. El nuestro debe ser el pueblo más paciente y sumiso, pero incluso el paraguayo puede encontrarle el límite a la paciencia.

Juan Torres
Juan Torres
Periodista. Lucho con ideas por un país próspero, moderno y de iguales.

Más del autor