Connect with us

Suscribirse

Editorial

El peor de la clase

Boris Johnson, el malcriado

Cuando Boris Johnson anunció su decisión de postularse a Primer Ministro británico –tras la fallida aventura de su antecesor David Cameron con el Brexit-, muchos se preguntaron si no era entrar a Guatepeor. Con su desordenada pelambre tipo nido de cigüeña y su rictus de amanecer con resaca, el mundo se preguntó qué sería de Gran Bretaña con esta especie de Trump “a la británica”. Johnson fue alcalde de Londres durante dos periodos consecutivos y casi el 60% de los londinenses dijo que había hecho un buen trabajo en ese cargo cuando decidió retirarse a la pesca de algo más estimulante, por ejemplo, el cargo de Primer Ministro.

Líder del Partido Conservador, Johnson no dejó uno de sus hobbies preferidos, el periodismo. Apenas horas después de renunciar a su cargo de Ministro de Relaciones Exteriores, en 2018, firmó un contrato por 300.000 libras esterlinas (US$ 391.000) con el Daily Telegraph lo que implicaba una violación del código de ministros que impide revelar información reservada. Poco después tuvo que disculparse ante el Parlamento por haber declarado fuera de tiempo un ingreso de 52.000 libras (US$ 68.000) obtenido con la venta del último de sus doce libros, “Shakespeare: The riddle of Genius” (Shakespeare: El enigma del genio). Ahora el Primer Ministro vuelve a estar en los titulares del escándalo a partir de sus vacaciones tomadas a fines del 2019 y que pasó con su actual pareja en la isla de Mustique, parte del archipiélago de San Vicente y las Granadinas en aguas antillanas.

Los parlamentarios laboristas quieren saber quién pagó la estadía de la pareja en uno de los balnearios más exclusivos del Caribe.

Johnson afirma que la villa en la que estuvo se la “donó” por una semana un magnate de la telefonía móvil, David Ross, versión que el propio Ross se encargó de desmentir. “No sólo no le presté la casa –dijo al Daily Mail- sino que ni siquiera la casa es mía”. Pero los laboristas han hundido la lanceta profundamente y están decididos a sangrar al político-periodista-escritor, luego de descubrir que en 2019, siendo parlamentario, no declaró todos sus ingresos al margen de su salario como diputado, sobre todo, después de comprar una propiedad en Somerset.

Y eso, hasta para un conservador inglés es demasiado.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Jhojanni Fiorini, Juan Martínez, Felipe Dominguez, Fabrizio Meza.

Copyright © 2020 El Independiente | El otro lado de la historia
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente