Connect with us

Suscribirse

Historias

Caracol, la catedral que marcó generaciones será demolida

Conocida como “la catedral del ruido”, nació a inicios de los 70, y se convirtió en un símbolo de estatus de la noche asuncena. Sin duda muchos paraguayos cuentan con inolvidables recuerdos de ese lugar.

A muchas personas, escuchar la frase “la catedral del ruido” automáticamente les remonta a los años 70, 80 y 90, en donde las noches se hicieron inolvidables en la famosa discoteca Caracol. Un lugar que definitivamente marcó la vida de muchas generaciones y cuyo predio, de acuerdo con las voces que empezaron a correr, sería demolido este lunes.

La noticia no tardó en calar en los recuerdos de sus otrora recurrentes, quienes instaron a aquellos que alguna vez pasaron por las inolvidables fiestas, acudan frente al predio a sacarse una última foto, saludar con pañuelos blancos y, por sobre todo, agradecer por todo lo vivido en este lugar.

En Caracol uno podía presenciar el inicio de un romance, desfiles con presencia internacional, grupos musicales, cantantes  de alto nivel, entrega de premios y otras ocasiones dejaron huellas en la noche capitalina de épocas pasadas. 

El periodista y escritor Bernardo Neri Farina, recuerda con cariño el emblemático sitio que representó la catedral del ruido para muchas generaciones. 

“Caracol marcó un hito en lo que sería la vida nocturna asuncena, sobre todo en la clase media y media alta que en aquella época demandaba ya eso que en otros países ya existían, que eran las discotecas bailables, cómodas y elegantes”, comenzó diciendo Farina.

Rememoró que las discotecas comenzaron en Asunción a finales de los años 60 pero funcionaban en casas que eran adecuadas, sin embargo, Caracol fue construida exclusivamente para un club nocturno.

Tenía varias pistas, un bar, era cómodo, y estaba bien iluminado. “Hubo un antes y un después de Caracol, en el sentido en que la gente de la clase media alta comenzó a tener un lugar específico al cual concurrir y ahí había un evento de todo tipo, se celebraban cumpleaños, aniversarios, y fue fundado por Juan Angel Napout, en los años 70”, detalló.

Farina dijo que era tanto el éxito del lugar y la concurrencia masiva, que muchas veces ya no daba abasto. Por esta razón se formó el Caracol Club,  con un pase exclusivo para socios cuyos ingresos eran altos.

Incluso este lugar comenzó a traer a artistas importantes como José Augusto, cantante brasileño muy famoso en la década del 70 que cantaba la famosa canción candilejas, un acontecimiento enorme en el que también estuvo Roberto Carlos y otras personas de renombre para aquel tiempo.

“Marcó esa época de los años 70 en que Asunción comenzó a cambiar en muchos aspectos; el lugar se abrió antes de la era de Itaipú, y después se agiganta cuando a partir de 1774 a 1775, el Paraguay comenzó a recibir una gran cantidad de dinero, productos de las obras civiles en Itaipú y eso cambió totalmente la fisonomía de la ciudadanía”, agregó.

Hubo una época en la que Caracol también fue una especie aspiracional, dado el estilo y tipo de gente que concurría. “Caracol era sinónimo de estatus para la gente en aquel tiempo”, recordó.

“Fue una época muy linda pero después vino también la decadencia cuando los Napout ya se separaron del club, y también Radio 1° de Marzo que en aquel tiempo fue la radio más importante tecnológicamente y creció al mismo tiempo que Caracol porque eran del mismo dueño, y era un complemento perfecto, radio 1° de Marzo y Caracol discoteca que después se convirtió en Club”, sostuvo.

Equipo Periodistico
Escrito por

Equipo de Periodistas del Diario El Independiente. Expertos en Historias urbanas. Yeruti Salcedo, Lorena Barreto, Luz González, Jacqueline Torres, Patricia Galeano, Magalí Fleitas, Victor Ortiz, David Chamorro, Mary López, Juan Martínez, Fabrizio Meza, Lisandra Aguilar.

Copyright © 2020 El Independiente | Libre y Transparente
Desarrollado con mucha garra en

Seguinos
Suscribite al Independiente